Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



ACCIÓN EN RUSIA


Permiten ingresar drogas medicinales al Mundial de Rusia

Walter Herrera [email protected] | Lunes 25 junio, 2018

Diego Maradona fumando un puro en el Estadio
Dentro de los estadios está totalmente prohibido fumar, aun así Diego Armando Maradona lo hizo desde su palco durante el juego Argentina-Islandia. Archivo/La República


La seguridad durante el Mundial ha sido una de las medidas que de manera más seria se ha tomado el gobierno de Vladimir Putin, presidente de Rusia.

La policía, ejército e incluso policía especializada del Mundial, se encargan de velar para que todo el evento se lleve a cabo con normalidad.

Sin embargo, a los fanáticos del fútbol se les permite traer cocaína y marihuana a la Copa Mundial de la FIFA 2018, siempre que pasen por los trámites burocráticos necesarios para asegurar los papeles.

La Unión Económica Euroasiática, dirigida por Rusia, concede a los viajeros el derecho de llevar sustancias prohibidas al país con documentos médicos respaldados, escritos en idioma ruso.

De acuerdo con las regulaciones, la lista de drogas permitidas en el bloque liderado por Rusia incluye cocaína, cannabis y heroína.

El Comité Organizador de la Copa Mundial de Rusia 2018 dijo al periódico pro Kremlin Izvestia que los oficiales en los estadios tendrán la tarea de verificar la autenticidad de las recetas de medicamentos.

“Los oficiales de seguridad controlarán el cumplimiento de las normas para llevar medicamentos con receta a los terrenos del estadio en los puestos de control”, dijo el martes el comité organizador.

Izvestia citó al Servicio Federal de Aduanas de Rusia diciendo que los fanáticos del fútbol que lleven las drogas deberán completar una declaración de aduanas.

No obstante, fumar está terminantemente prohibido en los estadios de Rusia, un país que lucha fuertemente contra el tabaquismo, pero todo indica que la marihuana podría consumirse en otras formas medicinales, como por ejemplo, en gotas.

Aunque el Gobierno ruso es muy severo con el mal uso de drogas e impone penas de hasta tres años de cárcel por posesión.