Enviar
Cambio a un modelo de venta de servicios busca sostenibilidad financiera a partir de 2010

Pérdidas ponen al Consejo de Producción con el agua al cuello

Entidad aplicará reformas en su modelo de trabajo para revertir déficit que arrastra desde hace años
Fanal se dedicará a la venta de servicios turísticos y fabricación de alcohol para biocombustibles

Mónica Cordero
[email protected]

Las pérdidas financieras que arrastra y la poca efectividad de su modelo actual han llevado al Consejo Nacional de Producción (CNP) a la necesidad de buscar una tabla de salvación para evitar ahogarse en su propia marea.
Ante ello, la opción más estable a la cual pretende asirse es a la que lo montaría sobre la ola de la venta de servicios, como la medida principal para alcanzar el equilibrio y la autonomía financiera para 2010.
La medida refuerza el plan de venta de propiedades que se ejecutará para evitar el déficit en el presupuesto de este año. El reporte de terrenos se dará a conocer el 2 de abril. Se estima que un 20% de las tierras carece de valor estratégico para la entidad.
El CNP se creó para apoyar en el área técnica, crediticia, comercial y de infraestructura a los pequeños y medianos productores agrícolas. Sin embargo, ante la imposibilidad de lograr su sostenibilidad al inicio de esta administración la Contraloría General de la República dio la orden de cerrar o reestructurar la entidad por razones financieras.
“El libre comercio y los acuerdos con Estados Unidos, los países del Caribe y, próximamente con la Unión Europea requieren una institución especializada en venta de servicios”, señaló Guido Vega, presidente ejecutivo del CNP.
El cambio permite al programa de Reconversión Productiva brindar servicios no financieros para acompañar los proyectos que surjan de una eventual banca de desarrollo, la cual absorberá el fideicomiso existente entre el Banco Nacional y el CNP.
 “La tarea nuestra no es bancaria. La idea es preparar los proyectos de los agricultores. La banca de desarrollo tendrá un fondo especial para financiar esos estudios. El costo de la intermediación permitirá que el programa subsista sin afán de lucro”, indicó Guido Vega.
La estrategia incluye convertir al Programa de Desarrollo Agropecuario en una iniciativa de asistencia técnica al sector en materia de normas de origen, inocuidad y trazabilidad. Este componente se fortalece a través de una alianza con la Promotora de Comercio Exterior (Procomer) y el proyecto de imagen país.
“Los programas van a ser autosuficientes bajo un concepto de competitividad. El costo de la consultoría será inferior al precio de mercado y se fortalecerá con la venta del concepto de imagen país”, señaló el funcionario.
El plan amplía el alcance del Programa Institucional de Alimentos (PAI) a través del acopio de los productos en las Ferias del Agricultor. Además, se contempla digitalizar la información para facilitar la labor de intermediación entre los productores y las instituciones. La función del PAI es comercializar alimentos con instituciones como cárceles, hospitales y escuelas.

 “El fin es descentralizar. Las ventas pasaron de ¢4.300 millones a ¢5.700 millones al mejorar la organización, pero existe un negocio cautivo de unos ¢50 mil millones”, comentó Vega.
En cuanto, a la Fábrica Nacional de Licores (Fanal) se analiza una alianza con Coopevictoria para
la venta de servicios turísticos por la visita a las instalaciones. El acuerdo también servirá como plataforma para la incursión en la elaboración de alcohol para la generación de biocombustibles.
“Estamos operando a un poco más del 35% de nuestra capacidad. Podemos maquilar para hacer alcoholes para el programa nacional de biocombustibles. La afiliación de Coopevictoria a la Liga de la Caña asegura la representación del cañero en el proyecto”, explicó Vega.

 La Fanal aporta el 35% del presupuesto del Consejo Nacional de la Producción. Esta inyección de recursos se vio afectada con un descenso del 50% de las ventas a junio del año pasado. La estrategia de mercado logró recuperar un 30% de las ventas pero las nuevas medidas pretenden reforzar los ingresos.
Otra de las medidas que se tomarán es utilizar las propiedades del CNP que se conserven como centro de distribución de la Fanal. Esta alternativa reduce los costos de distribución y asegura la presencia de las marcas en zonas alejadas.
 Los cambios en la Fábrica de Licores comenzaron a gestarse recientemente. Este año, por ejemplo, ya firmó una alianza con Centenario Internacional S.A. (CISA) para la distribución de los productos.
CISA se encargará de distribuir los productos elaborados por la Fanal en todas las cadenas de supermercados del país.
La estrategia de distribución forma parte de un relanzamiento de los productos de la Fanal, en especial de la marca de guaro Cacique, la cual representa el 80% de las ventas anuales de la Fábrica.
 En su conjunto, la nueva estrategia de mercadeo responde a un plan para aumentar las ventas de la Fábrica que venían decayendo hasta el último trimestre de 2007, cuando se dio un repunte en las cifras.
 Como parte del plan para incrementar las ventas, en los últimos meses los productos de la Fanal han variado su presentación y se trabaja en la elaboración de nuevas bebidas.
La estrategia para aumentar las ventas de la Fanal no se limita a consolidar los productos de la Fábrica en el país y a cambiar su presentación, las autoridades de la empresa trabajan en la colocación de productos en la plaza comercial internacional.
Si bien España e Italia resultan mercados interesantes para la empresa, China representa todo un reto al que se le ha apostado con un gran esfuerzo.
En los últimos meses las autoridades de la Fanal han estado en contacto y negociaciones con firmas chinas interesadas en importar licores producidos por la compañía.

Visión del sector
El plan de reestructuración del Consejo Nacional de la Producción (CNP) genera diferentes reacciones. Mientras para algunos se pierde la razón de la existencia de la entidad, para otros resulta un vuelco a la competitividad.

 Alvaro Sáenz, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria
El CNP tiene que realizar muchas cosas. No se puede obviar lo que dice la ley. Queremos que brinde servicios y haga lo que dice la ley. Lo que no consideramos es que una institución que reciba presupuesto nacional cobre servicios para el mismo propósito. Preferimos servicios, porque se vuelve más competitivo y podemos fiscalizar.
 Oscar Campos, presidente de los Productores Arroceros
Son cambios cosméticos que se desarrollan al tiempo. La asistencia técnica y el sello país —que no es un tema nuevo— son buenos pero insuficientes. Es una manera liviana de evadir la responsabilidad otorgada por la ley de establecer una política de seguridad alimentaria. ¿Qué se va a hacer en el tema de producción de granos básicos? Es una manera de sostener una planilla y debe darse más que eso.

Guido Vargas, secretario de Upanacional
La creación del CNP fue para fomentar la agricultura y respaldar la seguridad alimentaria para consumidores y productores. La entidad ha desarrollado un buen papel. Ahora es un cascarón y esto termina de desmantelarlo. No se piensa en la agricultura, se piensa en mantener un presupuesto para amparar una estructura que no resuelve nada. Ahora que estamos en una situación de competencia abierta el Estado se sale de toda participación.

Gráfico
El Consejo Nacional de la Producción alimentará su presupuesto este año con la venta de tierras pero espera alcanzar la sostenibilidad de los programas a través de la venta de servicios. La meta es afianzar el superávit financiero a 2010.
Estimaciones financieras a 2010 (miles de millones de colones).

Fuente: CNP







Ver comentarios