Enviar
Pequeños deben asociarse
Tecnología es clave en futuro del agro

¿Cómo ve el futuro de la actividad agrícola en el mundo?
Es muy incierto. Dependerá del tamaño de cada nación y el tipo de agricultura, pero en países que aspiran al desarrollo, la diversificación y la subsistencia de los pequeños agricultores es fundamental para que se mantenga la producción de alimentos.

Pero la tendencia es que cada vez son menos los agricultores...

El secreto está en la asociación de los pequeños, en organizaciones que les permitan tener mayor fuerza a la hora de negociar.

¿A qué tipo de negociación se refiere?

Negociación para obtener mejores precios en los insumos, negociación para que se garanticen mejores condiciones en el acceso a capital para trabajar, negociación para que sus necesidades tengan eco en quienes toman decisiones; es decir, negociación en todos los niveles.

En Israel, ¿cómo funciona?

Desde el nacimiento del Estado de Israel, se tuvo claro que habría que alimentar a cada vez más personas, con la misma cantidad de tierra. En aquel momento éramos 600 mil habitantes, y hoy somos 7 millones. Los productores se asociaron en grupos grandes y fueron ganando espacio y respeto como empresarios.

¿Quiere decir eso que si no se agrupan, los pequeños agricultores están condenados a desaparecer?

Nada es definitivo, pero sí va a ser mucho más difícil que puedan subsistir en una economía que es cada vez más exigente y en la que las fuerzas están dispuestas a hacer lo que tengan que hacer para sacar los mejores resultados. Un productor pequeño no podrá jamás competir en igualdad de condiciones con una corporación.

¿Cuál diría usted que es una buena herramienta para la subsistencia de los productores?

Sin duda alguna, la tecnología debe ir de la mano de cualquier asociación de productores, para que sea exitosa.
El modelo agrícola israelí garantizó desde el inicio el acceso de todos los agricultores a la tecnología que les permitiera ser más productivos.

¿Pero eso cuesta mucho dinero?

Es cierto, pero es más caro tener que enfrentar caprichos por parte de otros países por no tener suficiente producción. Además, eso es muy peligroso para los intereses de cualquier estado.

En un país como Costa Rica, de recursos muy limitados, ¿cómo hacer para que los productores tengan acceso a tecnología?

De nuevo, ahí juega papel muy importante la unión entre productores. Ninguna firma o administración estará de acuerdo en ceder sus equipos o conocimientos a un pequeño empresario de la tierra; pero si se habla de un grupo fuerte, con recursos, esa es una realidad totalmente distinta.

Ernesto Villalobos
[email protected]

Ver comentarios