Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NACIONALES


Pensiones voluntarias pagarían menos al fisco

Maria Siu [email protected] | Lunes 29 septiembre, 2014

La forma en que la Dirección de Tributación viene aplicando el cobro es injusta a criterio de Hermes Alvarado, gerente general de BN Vital. Gerson Vargas/La República


Operadoras y Ministerio de Hacienda negocian acuerdo

Pensiones voluntarias pagarían menos al fisco

A los afiliados se les rebajaría hasta un 5% en lugar del 15% actual

Los afiliados a planes de pensión voluntaria pagarían menos al fisco sobre sus beneficios. En este momento, se negocia la posibilidad de que el gravamen sea de entre un 3% y un 5%, en lugar del 15%, que hoy se les deduce.

La eventual modificación ya habría sido discutida entre los administradores de las Operadoras de Pensión Complementaria (OPC) y el Ministerio de Hacienda.

No obstante, para que el cambio se aplique se necesita una reforma legal, por lo que se requeriría incluir un nuevo párrafo al proyecto de ley, que actualmente se encuentra en el Congreso.

Un plan de pensión voluntaria permite que una persona complemente su pensión de la Caja u otro régimen y el aporte obligatorio, o crear sus propios recursos para la pensión si es que no cotiza para ningún fondo.

En este momento, si usted tiene acumulados ¢10 millones en su plan con la OPC, el rebajo por impuesto puede rondar ¢1 millón.

La forma en que la Dirección de Tributación viene aplicando el cobro es injusta a criterio de Hermes Alvarado, gerente general de BN Vital.

“Hoy tenemos un fallo del Tribunal de Apelaciones Fiscales a favor de que no se tengan que devolver beneficios después de los 57 años, pero Hacienda insiste en que la ley no hace diferencia y que hay que pagar”, explicó Alvarado.

La forma en la que se aplica el rebajo genera que los afiliados hagan un retiro total para no pagar impuestos al llegar a la edad establecida.

“Le restan una porción de la riqueza que acumuló pensando en una pensión. El espíritu de la ley era más bien incentivar el ahorro”, agregó Alvarado.

Con la reforma, se estima que la cantidad de dinero que el afiliado debe devolver al fisco sería marginal en comparación con la situación actual.

Para las OPC implicaría mantener un mayor número de afiliados en el tiempo, dado que sin el pago del impuesto, podría ser que las personas no tengan apuro en retirar el dinero.

El gravamen sobre los planes voluntarios ha desincentivado el crecimiento del fondo, a pesar de la importancia de contar con un plan B, según Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena y presidente de la Asociación Costarricense de Operadoras de Pensiones.

“Las condiciones que tiene una persona cuando va a confiar en que alguien le administre la plata es la certeza jurídica de lo que va a recibir es un ahorro de largo plazo, entonces qué sentido tiene ahorrar 30 años si al final va a pagar un impuesto sobre los beneficios”, comentó Solórzano.

La posición de la Asociación es que las pensiones voluntarias no deben tributar, pero sí existe un interés en que se aclare de una vez por todas el tema fiscal.

La posibilidad de tener un plan alternativo es importante porque los actuales sistemas de pensiones no van a dar tasas de reemplazo que permitan a la población mantener su estándar de vida actual.

Desde 2010 se ha dado un estira y encoje entre las OPC y Hacienda acerca de la obligatoriedad del pago del impuesto sobre la renta, pero el cobro nunca se ha detenido.

María Siu Lanzas
[email protected]