Enviar

Pensiones dejan atrás un año difícil

Variables macroeconómicas afectaron los rendimientos reales de los regímenes


Betzi Villalobos
[email protected]  

A pesar de que el saldo de activos administrados por las pensiones creció un 22,1% entre diciembre de 2006 y octubre de 2007, la industria vivió un año convulsionado, debido a que tuvieron que afrontar varios cambios en su agenda.
El 2007 representó en la industria de pensiones cambios importantes en materia de normativa; tratamiento de exenciones de impuestos, reglamento de inversiones, custodio de valores, comisiones de administración y otros procesos operativos.
Adicionalmente, las variables macroeconómicas más importantes, como el tipo de cambio, las tasas de interés y la inflación, generaron perjuicios en sus rentabilidades.
Así por ejemplo, mientras a principios de año los rendimientos anuales en colones se mantenían entre un 17% y un 19%, en de octubre este margen bajó hasta ubicarse en el 13% y el 14%, hecho que ha inquietado a gran cantidad de inversionistas.
“El afiliado a un fondo de pensiones complementarias debe comprender que se tendrán ahora tasas de rendimiento ajustadas a las nuevas políticas macroeconómicas del país”, afirmó Ernesto Hip, gerente general de BN Vital.
Además de las variantes en los aspectos macroeconómicos, las operadoras recibieron en mayo la noticia de la Reforma del Reglamento de Inversiones de las Entidades Reguladas.
Este reglamento permitió a las operadoras obtener una mayor flexibilidad en los procesos de inversiones y además aumentar de manera paulatina el porcentaje de inversión en instrumentos internacionales y monedas, hasta alcanzar el 50% de sus portafolios en junio de 2009.
“La finalidad es ofrecer menor riesgo a los afiliados, acorde con los propósitos de los fondos de pensiones complementarios, los cuales son de largo plazo y por lo tanto, deben buscar instrumentos que tengan menores volatilidades”, agregó Hip.
Otro aspecto que generó cambios en este mercado es el decreto DGT-03 del 15 de febrero del 2007, una directriz que busca efectuar el reintegro de los beneficios fiscales a aquellos afiliados que apliquen a un retiro anticipado del fondo del régimen voluntario de pensiones.
Esta medida causó que gran cantidad de afiliados emigraran hacia otras alternativas que se ajustaran más a sus objetivos de inversión.
“Este decreto es uno de los principales causantes de la disminución del volumen administrado por los fondos voluntarios, debido principalmente a la demora para la devolución de los fondos y la incertidumbre en los inversionistas”, afirmó Róger Herrera Hidalgo, gerente general INS Pensiones.
Pero además de la salida de algunos afiliados de los fondos voluntarios, el régimen obligatorio también vio movimientos importantes de afiliados que decidieron trasladarse de operadora.
Es así como solo en octubre, 18.578 afiliados ejercieron su derecho a libre transferencia en el Régimen Obligatorio, siendo BAC San José Pensiones la entidad que más atrajo clientes con una transferencia neta de 2.900 afiliados.
“Fue un año mas dinámico, se tuvo una mayor transacción de clientes, prácticamente se duplicó la industria en el movimiento de clientes, lo que demuestra que la gente es más proactiva con las pensiones”, dijo Javier Sancho, gerente general de BAC San José Pensiones.
Todas estos cambios generan un nuevo panorama para los fondos de pensiones que deberán trabajar por diversificar más sus carteras y aprovechar las nuevas reglas que tienen para realizar su trabajo.

Ver comentarios