Pedro Muñoz

Pedro Muñoz

Enviar
Viernes 29 Enero, 2016

 Costa Rica debe hacer un esfuerzo por sacar provecho de la obra pública existente para interconectarla con los polos de producción, y ante el rezago en el que vivimos, es necesario comenzar a pensar en términos de invertir en hiperestructura en vez de infraestructura

Costa Rica Puede Más
Pensemos en las ciudades integradas

La mundialmente famosa firma Ernst & Young, una de las principales proveedoras de servicios profesionales del mundo, advirtió que seis megatendencias impactarán a Centroamérica en el futuro.
Resulta llamativo que en el listado se incluyera la inversión en infraestructura para crear ciudades integradas cada vez más competitivas. Para eso es importante pensar en una infraestructura global.
La idea suena interesante, aunque de momento ajena a nuestra realidad. Históricamente, nuestras ciudades crecieron bajo el más absoluto caos y hasta hace unas pocas décadas despertamos a la realidad de que es necesario un desarrollo territorial sostenible en el que las políticas de ordenamiento, autonomía y autogestión sean un complemento de las políticas de descentralización.
En 2030, el 61% del PIB global se generará en las ciudades y entre los retos de cara a 2030 está que las urbes sean más sustentables, pues demandarán mayor consumo energético y recursos naturales.
“Tener infraestructura que va a requerir más especialización, pero las ciudades que estén no preparadas estarán excluidas de las tendencias globales”, explicaron.
Costa Rica debe hacer un esfuerzo por sacar provecho de la obra pública existente para interconectarla con los polos de producción, y ante el rezago en el que vivimos, es necesario comenzar a pensar en términos de invertir en hiperestructura en vez de infraestructura.
Las alianzas público-privadas es una de las vías; la articulación de esfuerzos (e inversión) por parte de las municipalidades es otra. Necesitamos una visión en vez de apostar por las obras que se necesitan “de momento”.
Yo sé que nuestra Costa Rica Puede Más.