Enviar
Norteamericanos molestos por trabas para que buques militares naveguen en aguas costarricenses
Peligra ayuda de EE.UU. contra drogas
Agilizar aprobación de permisos en el Congreso es la promesa de ministro Benavides

A principios de noviembre, cuando las negociaciones en torno al plan fiscal estaban en su máximo esplendor, Carlos Ricardo Benavides, ministro de la Presidencia, tuvo que hacer un viaje relámpago a Estados Unidos.
Su ausencia en las mesas de diálogo generó suspicacias, tomando en cuenta el importante papel que juega en las discusiones para que el paquete tributario sea aprobado en el Congreso.
Sin embargo, Benavides tenía una misión más importante, junto a Mario Zamora, ministro de Seguridad, debía viajar a Washington para reunirse con los jerarcas de esta nación en esta materia, pues la cooperación que recibe el país para luchar contra el narcotráfico podía estar en peligro.
A los norteamericanos les preocupan las dificultades que han enfrentado en los últimos meses para que la Asamblea Legislativa apruebe el permiso para que un contingente militar de helicópteros, aviones de guerra y portaaviones de la marina estadounidense puedan navegar en aguas nacionales.
La autorización se venía dando sin ningún problema desde hace más de diez años, pero hace un año no está vigente, ante la negativa de los diputados.
Dicha situación ha generado malestar en las autoridades de Estados Unidos, pues en la actualidad solo pueden navegar lanchas del Servicio de Guardacostas y cada vez que un buque quiera atracar, el permiso debe ser discutido y aprobado en el Congreso.
Si bien los estadounidenses no habrían condicionado la cooperación que actualmente ofrecen en la lucha antidrogas, sí hicieron el llamado para corregir este problema.
“Han expresado la necesidad de que la Asamblea apruebe de forma ágil los permisos para la navegación o patrullaje. No están condicionando el apoyo, pero se sugiere de una manera muy fuerte que es necesario apurar eso, yo diría que es una sugerencia insistente”, manifestó Benavides.
Tras el encuentro, el Ministro de la Presidencia regresó con la promesa de que el gobierno de Laura Chinchilla intensificará el diálogo y las negociaciones para este tipo de permisos no tengan más problemas.
Por ello, desde su llegada, comenzó a reunirse con varios diputados de diferentes bancadas para comunicarles la preocupación estadounidense.
Pero el ambiente legislativo en medio de la discusión del plan fiscal y el presupuesto nacional no ha sido muy ameno, lo cual ha dificultado los diálogos, dijo Benavides.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios