Enviar
Pedaleada contra el cáncer
POCHO: un gran reto individual con un objetivo colectivo-humanitario

POCHO, subir y bajar al volcán Poás ocho veces. Quienes lo intenten se retarán a sí mismos. Requerirán resistencia, perseverancia y fuerza para lograrlo, pero tras ese esfuerzo habrá un objetivo colectivo más que válido, vencer a uno de los principales enemigos de la humanidad: el cáncer.
Ed Smith, presidente de POCHO, informó ayer que todo está listo para que el 25 de febrero se realice en Costa Rica y por primera vez en América esta actividad que tuvo su origen en Holanda y que ha sido implementada en siete países más de Europa.
El evento nació con el nombre Alpe d’HuZes, bajo el auspicio de la fundación “inspire2live”, hace cuatro años y desde entonces ha recaudado millones de euros en la lucha contra el cáncer.
Mientras que, en el caso holandés esta actividad se realiza en uno de los Alpes franceses: Alpe d’Huez, en nuestro país se escogió el volcán Poás, y se espera que sea todo un éxito y signifique la introducción a América de esta organización que espera que la cura contra el cáncer se encuentre en menos de diez años.
Smith explicó ayer que se pretende recaudar fondos para crear un albergue para las personas que padecen de cáncer y señaló que esta iniciativa es “cero costos” o sea que todo el dinero recaudado va para el fin establecido, y todos los que participan aportan su dinero y esfuerzo para lograr el objetivo.
Jorge Muñoz, exdirector del Icoder y uno de los promotores de POCHO, aseguró que todo estará debidamente fiscalizado, ya que se trata de una actividad totalmente transparente.
El valor para los que deseen participar es de $100, pero lo que se busca es que la gente, empresas, instituciones, universidades y diferentes grupos en el país se organicen, recauden fondos y envíen muchas personas a participar, para que POCHO sea un éxito.
Los organizadores explicaron que esta actividad es muy emotiva, porque muchos de los que intervienen en ella están vinculados de una u otra forma a personas con cáncer y cada pedalazo que dan, y cada gota de sudor que derraman, lleva un pedacito de esperanza de que algún día la humanidad podrá vencer al cáncer.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios