Peajes cobran millones de dólares, sin mejorar vías
Enviar

El Estado no tiene planes de agilizar o eliminar los raquíticos peajes del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría y de la Florencio del Castillo, a pesar de que no dejan casi ninguna ganancia para mejorar las vías, mientras representan un alto costo en tiempo y combustible para los usuarios.
Se trata de una ganancia de tan solo $855 mil en esos peajes el año pasado, con la cual el Gobierno podría construir apenas 170 metros de carretera, como la nueva de Cañas-Liberia, la cual costó $5 millones por kilómetro, según el MOPT.{l1}index.php?pk_tipo=1{/l1}
El dinero recaudado en el peaje del aeropuerto ni siquiera alcanza para darle mantenimiento efectivo a la vía actual hasta Naranjo, mientras la Florencio del Castillo no genera los recursos para arreglar la carretera hasta Cartago, de acuerdo con Conavi.
Los dos peajes tuvieron costos operativos de $2 millones el año pasado, con un ingreso bruto de $2,9 millones.
Mientras tanto, los usuarios —a quienes se supone que los peajes deberían beneficiar— pagaron unos $235 mil entre el tiempo y el combustible perdidos durante los periodos de espera.
En ambos casos, los peajes cobran el mismo monto básico para los vehículos livianos —¢75— que en 2002, mientras el del Aeropuerto ni siquiera cuenta con la opción del llamado “Quickpass”.
Además, los peajes conforman el único negocio del país que cesa sus operaciones en las horas de mayor demanda por el servicio.
Los demás peajes estatales, de Naranjo y Braulio Carillo, son menos preocupantes, ya que ambos dejan mayores utilidades, al cobrar ¢150 y ¢250 respectivamente, para los vehículos livianos.{l2}las_cifras_del_colapso_vial{/l2}
No es nuevo, el tema de la ineficiencia en generar los recursos para el mejoramiento de las vías mediante esta fuente, ha sido comentado en varias oportunidades por LA REPÚBLICA desde 2011.
La justificación para retener los peajes de parte del Estado en diferentes oportunidades, era que el nivel de tránsito iba a disminuir con la entrada en operación del nuevo tren urbano, mientras que el peaje del aeropuerto iba cobrar un monto adicional, que generaría recursos para la ampliación de la carretera a San Ramón.
Sin embargo, los peajes ineficientes siguen operando, mientras ninguna de esas obras está avanzando de forma significativa.

201608110013000.rec-10-11.gif

Redacción
Colaboraron Esteban Arrieta y Javier Adelfang



Ver comentarios