Pauta de Obama sobre armas no define a quién considerar vendedor
Una de las pautas de Obama sobre las armas es que un vendedor debe obtener la licencia y presentar los nombres de los compradores para una verificación de antecedentes penales instantánea antes de venderles armas. Bloomberg/La República
Enviar

 ¿A quién se considera vendedor de armas? A través de acciones ejecutivas, esta semana el presidente Barack Obama se sumergió en la oscura empresa de definir quién está en el negocio de vender armas de fuego conforme la ley.
Lo que resultó fue una pauta de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos —bajo el título de: “¿Necesito una licencia para comprar y vender armas de fuego?— que plantea tantas preguntas como respuestas.
No define al vendedor por el número de armas vendidas, el valor dólar o la frecuencia de las ventas.
La definición no es determinada por las ventas en Internet o en una exposición de armas. Y se basa en que los vendedores de armas tengan visibilidad —so pena de fuertes multas y tiempo en prisión en caso de no hacerlo.
“Ese ha sido el problema hasta ahora —que no había una definición funcional clara para saber quién es vendedor y quién no”, dijo en una entrevista telefónica Kari Hong, que enseña derecho en Boston College.
“Por mejor intencionada que sea esta medida, generará cierta claridad, pero la preocupación es que no aportará el consenso que se propone dar”.
La definición es importante porque un vendedor debe obtener la licencia y presentar los nombres de los compradores para una verificación de antecedentes penales instantánea antes de venderles armas.
No obstante, la ley federal de control de armas de 1986 provee una exención para las personas que venden armas de su colección personal o como pasatiempo, y no establece ninguna evaluación convencional para determinar cuándo un pasatiempo se convierte en negocio.
Esto ha permitido a algunos vendedores pasar inadvertidos a nivel legal en exposiciones de armas, en mercados de pulgas, desde la mesa de la cocina o en Internet.
Los defensores de los controles de armas dicen que esta “laguna legal de las exposiciones de armas” ha sido aprovechada por algunos vendedores.
Chelsea Parsons, vicepresidenta de política para armas y delitos en el Center for American Progress, un grupo político de Washington generalmente alineado con la administración, dijo que la falta de claridad ha permitido que vendedores de grandes volúmenes de armas operen online y en exposiciones sin llevar a cabo verificaciones de antecedentes, vendiendo potencialmente armas a delincuentes.
La fiscal general Loretta Lynch dijo que la nueva pauta se ve limitada por la ambigüedad de la ley con respecto a qué significa ser vendedor de armas de fuego.
“El reglamento no da un umbral numérico, y esencialmente funcionamos conforme el reglamento y el marco legal actuales”, dijo a los periodistas este lunes.
“Al no haber un umbral en el reglamento, no lo hemos impuesto en la pauta de orientación”.
La pauta dice, por el contrario, que los criterios pueden llegar a incluir si las armas de fuego se venden en el embalaje original, si la transacción se realiza mediante tarjeta de crédito o si el vendedor tiene tarjetas de presentación que lo describen como vendedor de armas.


 

Ver comentarios