Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Paulson en entredicho por cambios en plan de rescate

| Viernes 14 noviembre, 2008



Paulson en entredicho por cambios en plan de rescate


Wahsington -- Henry Paulson se convirtió en secretario del Tesoro hace 28 meses, cuando se encontraba en la cima del mundo financiero: el máximo responsable ejecutivo mejor pago de Wall Street coronaba su carrera con un paso de perfil muy alto por la función pública.
En la actualidad, dos meses antes de abandonar su cargo, Paulson es una figura disminuida, dañada por la crisis del mercado financiero que tuvo lugar durante su gestión y por los esfuerzos del Gobierno por proporcionar una respuesta.
Al igual que muchos otros que sirvieron en el Gobierno del presidente George W. Bush --entre ellos el ex secretario de Estado Colin Powell y el ex jefe del Tesoro Paul O'Neill-- Paulson, que tiene 62 años, abandonará su cargo proyectando una sombra mucho más pequeña que cuando asumió.
“La credibilidad de Paulson sin duda sufrió una importante disminución”, dijo Peter Wallison, que fue asesor jurídico del Tesoro durante el Gobierno del entonces presidente Ronald Reagan y en la actualidad integra el American Enterprise Institute en Washington. “Hubo muchas idas y vueltas y es evidente que no pensó a fondo muchas de esas políticas. Todo eso hizo que el mercado perdiera confianza en él”.
El último golpe fue el anuncio que hizo el miércoles de que el Tesoro abandonaba su plan de comprar activos hipotecarios devaluados, una medida que dio a conocer hace apenas ocho semanas y que defendió ante los escépticos del Congreso y el mercado.
“Es un cambio brusco, pero por otro lado la verdad es que no sabían muy bien qué estaban haciendo cuando lo propusieron”, dijo Bill Fleckenstein, presidente de Fleckenstein Capital Inc. de Seattle y autor del libro “Greenspan's Bubbles”. Paulson impulsó algunas “medidas absurdas”, dijo, “por lo que cabe preguntarse si tiene alguna idea”.
“Esto no es algo de lo que se va a enorgullecer en su currículum”, dijo James Cox, profesor de Derecho de la Universidad Duke en Durham, estado de Carolina del Norte, quien declaró ante el Congreso sobre regulación de valores e integró paneles de asesoramiento legal para la Bolsa de Nueva York y la National Association of Securities Dealers. “Sin duda perjudica la imagen de Paulson, dado que demuestra que buena parte del capital político se gastó en algo que la mayor parte de nosotros no consideró una buena idea”.
Solo la historia emitirá un veredicto definitivo sobre el manejo de Paulson de la crisis económica de este año, pero sin duda él no habría elegido pasar sus últimos días en el cargo de esta manera: encabezando una gigantesca intervención del Estado en los sectores bancario, asegurador e hipotecario y recibiendo pedidos de rescate de las empresas automotrices General Motors Corp., Ford Motor co. y Chrysler LLC.
“La verdad es que llegó a un final precipitado”, dijo Stephen Stanley, economista en jefe de RBS Greenwich Capital. “Se encontraba en la posición de alguien que iba a estar en el gobierno muy poco tiempo para luego alejarse cabalgando hacia el crepúsculo, como en un final cinematográfico, pero las cosas no salieron como él había previsto”.
El secretario del Tesoro dijo el miércoles que no se arrepentía de revertir sus planes en relación con el programa de rescate.
“Nunca voy a pedir disculpas por cambiar una estrategia si cambian los hechos”, dijo Paulson en una reunión con la prensa en Washington.
Cuando Paulson entró en funciones en julio de 2006, el promedio industrial Dow Jones se encontraba cerca del punto más alto en seis años y las acciones de Goldman se cotizaban a $149, lo que daba a la participación del ex máximo responsable ejecutivo un valor aproximado de $485 millones. En la actualidad el Dow Jones bajó más de una tercera parte. Goldman, que enfrentó la crisis mucho mejor que Lehman Brothers Holdings Inc., Merrill Lynch & Co. y Bear Stearns Cos., se cotiza más de un 70% por debajo de su pico de $250,70 de octubre de 2007.