Logo La República

Lunes, 9 de diciembre de 2019



ACCIÓN


Paté quiere “pensionar” al Tuca Ferreti

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 18 febrero, 2019

A Walter Centeno, muy temprano como técnico, le llega un partido de altísimo voltaje. Ricardo Ferretti cumple 65 años el próximo viernes y el Paté quiere “pensionarlo”. Luis Diego Romero-MX/La República
A Walter Centeno, muy temprano como técnico, le llega un partido de altísimo voltaje. Ricardo Ferretti cumple 65 años el próximo viernes y el Paté quiere “pensionarlo”. Luis Diego Romero-MX/La República


“Démela, démela”, le gritaba Walter Centeno a Erick Lonnis, pidiéndole el balón en el borde del área morada, a pesar de que tres o cuatro rivales presionaban la salida del Saprissa y su portero prefería despejar de largo.

“No tenga miedo, démela, démela”, le insistía el Paté, deseando la pelota, para montar una salida vistosa del equipo. Erick no se cansa de repetir la anécdota.

Centeno quería el balón, quería jugarlo sin temor a nada, ni a nadie.

En la conferencia de prensa, cuando Juan Carlos Rojas lo presentó como nuevo técnico del Monstruo, rapidito Paté lanzó un discurso fulminante: “al Saprissa, todos le tienen miedo y conmigo como técnico, el Saprissa no le va a tener miedo a nadie”, y de una vez agregó: “ni a los Tigres de México”.

Y ahora, llegó la hora de demostrarlo.

Saprissa recibe mañana a los poderosos felinos de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), juego de ida de los octavos de final de la Liga Concacaf, con la vuelta el próximo martes en México.

Prueba de fuego para el novel técnico del Saprissa, que suma apenas cuatro juegos al frente de los morados, camino totalmente contrario al de su colega Ricardo “Tuca” Ferretti, uno de los técnicos más laureados del fútbol mexicano, que entrena a los Tigres desde 2010, pero antes ya lo había dirigido en otras dos campañas.

El brasileño, nacionalizado mexicano, suma seis títulos en el fútbol azteca, empatado con el histórico mediocampista del seleccionado, Raúl Cárdenas, de ingratos recuerdos para los costarricenses.

Hubo un partido en que Alvarito Murillo le hizo “la perrita” al rubio Cárdenas y en la jugada siguiente, el gigante de la cintura azteca lo escupió. Mario Murillo, un toro de la Tricolor, observó la “cochinada” y de una vez “se apeó” a Cárdenas de un golpe fulminante al rostro y se armó una bronca de antología en el viejo Estadio Nacional.

Hay mucha expectativa por el juego de mañana y la emoción se encierra en varios aspectos, el prioritario, ver el comportamiento del Saprissa y analizar cómo lo va a parar el Paté, para frenar la maquinaria de este poderoso Tigres, repleto de figuras de primer nivel.

No siempre en estos juegos de Concacaf, los equipos mexicanos vienen completos. Gustan de presentar formaciones alternativas y luego esperan a los ticos allá con el arsenal intacto.

Sin embargo, el Tuca cuenta con mano de obra suficiente para alternar su alineación, en la que sobresalen el portero argentino Nahuel Guzmán; los defensas de la selección mexicana: Carlos Salcedo, Hugo Ayala y Jorge Torres Nilo; los volantes argentinos Lucas Zelarayán y Guido Navarro, el brasileño Rafael Carioca, los internacionales aztecas: Javier Aquino, Jesús Dueñas y Jurgen Damm y una zona de ataque impresionante en la que alternan el galo, André Pierre Gignac, el chileno Eduardo Vargas, el colombiano Luis Quiñones y el ecuatoriano Enner Valencia.

En este momento, los Tigres ocupan el segundo lugar de la liga mexicana, debajo de sus archirrivales del norte, Monterrey.

En la jornada seis, los felinos derrotaron 2-0 al Veracruz y luego se medían al Necaxa, antes de viajar a nuestro país.

Con 12 títulos nacionales en sus vitrinas: 6 Ligas, 3 Copas y 3 Campeonatos de Campeones, sumado al subcampeonato de la Copa Libertadores en 2015, año memorable para los Tigres, clasificados esa campaña como el equipo 16 del mundo, más dos coronas de esta Liga de Concacaf (2015-16) y (2016-17), estos Tigres ponen a temblar a cualquiera, menos al Saprissa del Paté, equipo que irá a tocarla, a pasarla, a jugarle cara a cara, con un sistema táctico agresivo, un 4-2-3-1 que tiene metido al Saprissa en zona de clasificación en el Clausura.








© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.