Enviar
Viernes 23 Noviembre, 2007

Pasar la página

Carlos Jesús Mora
[email protected]  

Constantemente, en el recorrido de nuestra vida, atravesamos hechos desafortunados producto de incidentes, malentendidos o “situaciones acaloradas”; sin embargo, como bien dice el refrán popular, el tiempo cura todo, y posteriormente “podemos pasar la página”.
Pero no podemos pasar la página sin haber asumido la responsabilidad de nuestros actos, mucho menos cuando estos han transgredido los derechos y el respeto de quienes nos rodean.
La página tampoco se puede pasar lanzando cortinas de humo que intentan justificar nuestro mal accionar.
Cuando la falta u error es compartida con otra persona no se vale pasar la página valiéndose de la sumisión de responsabilidad de la otra persona.
En los últimos meses el acontecer político nacional ha estado marcado por discusiones y “situaciones acaloradas”, en las que los costarricenses estuvimos involucrados, independientemente de si se “incentivó o no el miedo” para que tomáramos una decisión.
Sin embargo, en el proceso hubo quienes mediante una actitud valiente, humilde, democrática y llena de civismo asumieron su cuota de responsabilidad, pidiendo una disculpa y apartándose de la escena política, como era lo pertinente. Personas como estas ahora pueden decir con la frente en alto que el tiempo cura todo y podrán pasar la página cuando así lo deseen.
No así quienes aprovechándose de la cuota de responsabilidad de otros tratan también de pasar la página, quebrantando así la democracia e irrespetando aún más a los costarricenses, quienes nos vimos agraviados.
No se puede pasar la página poniendo en tela de duda la competencia de instituciones emblemáticas de nuestro país facultadas para resolver tales incidentes.
Para dicha de los costarricenses, el Tribunal Supremo de Elecciones decidirá en las próximas semanas cuándo y cómo se pasa esa página producto de las últimas “situaciones acaloradas”.
Serán los magistrados del máximo órgano electoral quienes decidan cuál será la cuota de responsabilidad que deberán asumir quienes en el ejercicio de la función pública hayan faltado a la probidad —tal y como lo señaló la Procuraduría de Etica— en menoscabo de los costarricenses.
Tal y como lo han manifestado el presidente Oscar Arias y diversos actores políticos, la decisión del Tribunal deberá ser acatada y respetada por todos independientemente de su resolución, para así poder pasar la página y, por qué no, cerrar un capítulo.