Partidarios acérrimos de BlackBerry no se rendirán sin lucha
La compañía ha declarado que no tiene planes de crear un nuevo teléfono basado en el sistema operativo BB10. Bloomberg/La República
Enviar

 Darren Kao tiene dos aplicaciones en su teléfono Android Sony Xperia: WeChat para mantenerse en contacto con sus clientes chinos, y la billetera móvil de Starbucks para conseguir su dosis de cafeína matutina. Para todo lo demás, tiene su fiel BlackBerry.
Kao es parte de un grupo cada vez más pequeño de fanáticos acérrimos de BlackBerry que van por la vida moderna con lo que la mayoría de las personas considera un aparato obsoleto. Al igual que muchos devotos de BlackBerry, Kao dice que los iPhones y los Androids no pueden igualar el teclado físico, las notificaciones centralizadas y la calidad de sonido y de voz que posee BlackBerry. “Prefiero usar mi antiguo BlackBerry antes que un nuevo teléfono”, agregó.


Para quienes son ajenos a la marca, es una opción de estilo de vida cada vez más perversa. Después de todo, BlackBerry solo se comprometió a actualizar el sistema operativo BB10 para fines de año. La compañía ha declarado que no tiene planes de crear un nuevo teléfono basado en el sistema operativo BB10 y que ahora se encuentra inmersa en un proyecto orientado a los teléfonos que ejecutan el sistema Android de Google. Incluso el presidente Barack Obama, que luchó por mantener activo su BlackBerry a pesar de las objeciones de seguridad del Servicio Secreto, dijo a Jimmy Fallon que finalmente se deshizo de su Berry a comienzos de este año.
Algunas personas de Wall Street también les gustaría ver un progreso en BlackBerry. El analista de Macquarie Gus Papageorgiou, que ha cubierto a la compañía canadiense en forma intermitente desde el año 2002, dijo en mayo que dejar de lado por completo el software de hecho podría ser una ayuda y podría reavivar el mercado. El CEO John Chen dijo que hará eso si no logra que la división de teléfonos sea rentable para septiembre.
A finales de marzo, cerca de 23 millones de personas en todo el mundo usaban BlackBerrys, incluyendo el teléfono Priv impulsado por Android, según un comunicado de la empresa. Hace dos años, los teléfonos tenían hasta el triple de usuarios, pero la continuidad de la lealtad se ha visto afectada. Lograr que aplicaciones que no son de BlackBerry corran en un sistema BB10 requiere de paciencia y una cierta habilidad técnica.


 


Ver comentarios