Enviar
Parábola apocalíptica

• Will Smith sobresale en la tercera adaptación oficial de una novela clásica de Richard Matheson

Soy leyenda
(I Am Legend)
Dirección: Francis Lawrence. Reparto: Will Smith, Alice Braga, Charlie Tahan, Salli Richardson. Duración: 1:41. Origen: EE.UU. 2007. Calificación: 8.

Uno de los pilares de la moderna literatura fantástica fue escrito por Richard Matheson, la novela “Soy leyenda”, en 1954. Desde entonces, ha sido llevada a la pantalla en distintas oportunidades. Vincent Price y Charlton Heston protagonizaron dos adaptaciones oficiales: “El último hombre en la Tierra” (1964) y “El hombre omega” (1971), respectivamente. Además, el texto ejerció una marcada influencia sobre el cine de terror y ciencia ficción, desde “La noche de los muertos vivos” (1968) hasta “Exterminio” (28 Days Later, 2002).
La impactante historia que Matheson concibió gira alrededor del único sobreviviente en un mundo donde un virus ha transformado a todos los seres humanos en vampiros. Ello implica una intrigante reflexión filosófica, acerca de la normalidad como concepto mayoritario: si toda la población terrestre está integrada por monstruos, el solo individuo “normal” deja de serlo y se convierte en un monstruo él mismo. Lamentablemente, esta idea significativa se pierde en la más reciente versión cinematográfica del libro, donde se retoman muchas de las innecesarias variaciones efectuadas en “El hombre omega”.
Lo que sí queda es un oscuro relato de supervivencia, en grado de reflejar profundos temores colectivos. Estos van más allá del simple miedo a lo desconocido y a la muerte, para abarcar la extinción de la raza humana.
El director Francis Lawrence afina aquí las cualidades visionarias que ostentó en “Constantine” (2005), y concreta una metáfora visual inolvidable: la isla de Manhattan desierta, en ruinas, tétrico vestigio de una civilización que causó su propia destrucción. El diseño escenográfico de Naomi Shohan es extraordinario y constituye un logro rotundo de la película, junto con la sólida actuación de Will Smith, quien domina la escena de principio a fin.
El divo afroamericano sobresale en el rol de Robert Neville, científico militar quien libra una solitaria batalla cotidiana. El no pudo detener el flagelo que azotó a su planeta; ahora intenta preservar su propia identidad y cordura. Con brillante sutileza y evitando los excesos histriónicos, Smith le da vida a un personaje anómalo. Neville es el héroe existencialista definitivo: conserva su carácter anticonvencional, aun cuando los guionistas deciden convertirlo en una figura mesiánica, en pos de un desenlace reconfortante.
Pese a la decepción ocasionada por su estridente sección conclusiva, “Soy leyenda” retiene el poder evocativo de su fuente original. Plasma en imágenes elocuentes una parábola apocalíptica, que hoy en día es más actual que nunca.
Ver comentarios