Enviar
Jueves 7 Febrero, 2013

Nuestra fortaleza es la suma de muchos liderazgos nacionales, locales y sectoriales. Hombres y mujeres que en su transitar por la vida pública y privada aquilatan honor, experiencia y altruismo


Para volver a creer

Hace dos años un colectivo de hombres y mujeres coincidimos en la preocupación del rumbo que lleva nuestro país, e iniciamos una serie de conversatorios abordando temas de interés nacional.
Muy pronto, la preocupación fue compartida por más y más ciudadanos, que como la mayoría de los costarricenses creemos que hay que hacer algo y que los actuales partidos políticos se quedaron en la lucha por el poder electoral y abandonaron su compromiso con el desarrollo nacional.
Nos dimos a la tarea de conformar una Asociación y fijar una agenda temática. Invitamos a académicos e investigadores, empresarios y trabajadores, dirigentes gremiales y políticos, incorporamos la visión y el espíritu crítico de los jóvenes, hasta que nos encontramos de frente con la realidad política.
En un régimen democrático y participativo tienes que organizarte y participar, por lo que decidimos asumir el reto; constituir un nuevo partido político, abrir espacio para mucha gente y participar en las próximas elecciones, conforme a lo que establece la Constitución Política y el Código Electoral.
Es así como nace la idea de construir el Centro Democrático y Social (CDS), un partido de centro humanista, que reconoce a la persona como centro de su accionar, bajo el privilegio de los principios de solidaridad y respeto a la dignidad humana.
El trabajo ha sido arduo, recorrimos el país, organizamos los 81 cantones, celebramos las Asambleas provinciales y conformamos la Asamblea Nacional.
En forma paralela se completaron los otros requisitos y finalmente, el pasado 20 de enero con una amplia participación, se eligieron democrática y transparentemente las autoridades nacionales del CDS.
Nace esta agrupación cargada de entusiasmo, ganas de trabajar y con deseos de transformar los riesgos de este país, en oportunidades de desarrollo. Ese espíritu se refleja en nuestra bandera blanca, que lleva en el centro, una estrella azul de siete picos, representando la integración de las provincias.
Nuestra fortaleza es la suma de muchos liderazgos nacionales, locales y sectoriales. Hombres y mujeres que en su transitar por la vida pública y privada aquilatan honor, experiencia y altruismo.
No somos un partido político que nace para enfrentar a otros, solo por sacarlos del poder. Nuestro objetivo es construir un proyecto político serio, con gente comprometida, capaz de impulsar soluciones y sacar al país del invernadero que lo tienen sumido.
Propuestas para dialogar, valores para compartir y soluciones para ejecutar. Privilegiar el interés nacional, será el norte que permitirá construir una Costa Rica más justa para todos.

Emilio Arias Rodríguez
Miembro del Comité Ejecutivo Nacional del CDS