Para volver
Simón Meckler dirige con éxito el restaurante Saga. Esteban Monge / La República
Enviar

Para volver

El restaurante Saga destaca por su servicio, recetas, decoración y también buena ubicación

Llegó a Avenida Escazú para quedarse, no sin antes haber realizado los propietarios una tarea de crecimiento y aprendizaje e investigación ardua y a base de mucho trabajo.
Por lo tanto Saga no es producto de la suerte, es el resultado de una pasión que va más allá de un negocio.

201306272337310.m88.jpg
Las cabezas detrás del restaurante, gente linda, honesta y entusiasta, traen a la mesa un menú de combinaciones que han probado en el mundo, podemos decir entonces que son casi recetas personales y es ahí donde ya la suerte no tiene lugar.
Pero, un restaurante no es solo comida ni bebidas, el ambiente, el servicio, el espacio, la decoración y también la ubicación contribuyen al éxito.
Don Simón Meckler y su señora doña Evelyn, la meticulosa y directa chef de Saga en la cocina (quien decididamente no busca honores), acompañados por su hermana Becky, hacen un excelente trío. El primero al frente atendiendo directamente a los clientes, Evelyn en la cocina y pastelería, y Becky Franco, en la administración. Saga no es solo un menú, es todo. Coincidimos con la interpretación que hacen de su propuesta.
“En Saga, la comida internacional es transformada a través de la mezcla de sabores de distintas partes del mundo. Su experiencia culinaria única se verá reforzada por los esfuerzos de nuestra panadería gourmet de renombre”, comenta Meckler.
“El menú ha evolucionado a partir de nuestro viaje de experiencias internacionales. Desde las orillas del Mediterráneo traemos los viejos favoritos, como el crujiente calamari, faire italiano tan bueno como nuestro gnocci aurora, los cuales le llevarán de vuelta al recuerdo de un viaje del pasado”, agregó.

Alfredo Echeverría M.
[email protected]

Ver comentarios