¿Para qué tener un Sello de Igualdad de Género?
Contar con el sello garantiza que la empresa está comprometida con la igualdad, indicó Alejandra Mora, presidenta ejecutiva del Inamu.
Enviar

Unas 44 empresas se enrumban para lograr entornos laborales que garanticen la igualdad y para ello participan por una certificación: el Sello de Igualdad de Género del Inamu.

Con este sello pretenden impulsar desde acciones grandes como contratar más mujeres, otorgarles puestos de liderazgo y eliminar brechas salariales, hasta simples detalles como otorgar permisos a los varones para el cuido de un hijo enfermo o recoger las notas de la escuela.
Abbott Vascular, Ernest & Young, Holcim, Hewlett Packard e Intel son parte de las empresas comprometidas con este proceso. Las más nuevas en unirse en esta iniciativa fueron: Agencia de Viajes Horizontes, Avon, Cabañas y Jardines de Monteverde, Fundación para la Paz y la Democracia, Grupo Desacarga y la UCR.


En todas ellas se iniciaron seis talleres de sensibilización que tocan temas sobre comunicación inclusiva, corresponsabilidad social de los cuidados, cómo aplicar la Ley de Hostigamiento Sexual.
Estas capacitaciones tienen un acompañamiento del Inamu y del Programas de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Este proceso podría tardar unos seis meses.
Allí se hacen diagnósticos de brechas y se elabora una política de igualdad de género. Luego se realiza una autoría por parte del Ente Costarricense de Acreditación (ECA) y aquellas que cumplan el Inamu les otorga el sello.
Obtenerlo significa que están comprometidas con un entorno de trabajo justo y equitativo que maximiza las capacidades de todo el personal, mejora su imagen pública, tiene más mujeres en puestos medios y altos de decisión o en puestos no tradicionales; además, que erradican el acoso sexual en el trabajo y la eliminación de las brechas salariales.
Otro beneficio es que gozarán de puntaje adicional en licitaciones públicas y tendrán participación preferencial en eventos coordinados por el Inamu y se les dará la posibilidad de formar parte de las alianzas público-privadas que propicie ese instituto.
En el sector privado hay información que refuerza la necesidad de este compromiso. Solo tres de cada diez directores y gerentes son mujeres. Además, las trabajadoras reciben un salario un 27% menor que el de los hombres.
Por su parte, el XIX informe de Estado de la Nación indica que el 11,4% de los puestos perdidos fue por responsabilidades como el embarazo y el matrimonio.
“Las empresas deben entender que es una necesidad tener ingresos, que se nos reconozca el trabajo y este es un punto de empoderamiento económico y de eliminar relaciones abusivas de poder”, argumentó Alejandra Mora, presidenta ejecutiva del Inamu.
Aquellas empresas interesadas en sumarse en este proceso pueden escribir a [email protected]

 


MUJERES Y TRABAJO


Las mujeres forman parte de los sectores vulnerables del desempleo; a pesar de que poseen más estudios que los varones eso no se traduce en mejores oportunidades ni buena paga.
Algunos datos que refuerzan la necesidad de una igualdad son:

Rubro Mujeres Hombres
Taza de desempleo 11,4% 8,4%
Trabajadores en sector privado 33% 67%

Fuente: Inamu y PNUD

 


Ver comentarios