Para iniciar está muy bien
Con Odelin Molina en el piso, Jairo Arrieta hizo el segundo gol de Costa Rica ante Cuba.Jonathan Ferrey-Getty Images-AFP/La República
Enviar

Para iniciar está muy bien

Costa Rica no tuvo problemas para golear a Cuba por 3 a 0 en la Copa Oro

Las victorias dejan poco espacio a los cuestionamientos, aunque estas se gesten en tan solo 45 minutos. Así fue la de Costa Rica ante Cuba, sin apelaciones, clara y contundente, al menos en la etapa complementaria.

201307092317100.a22.jpg
Y es que el primer tiempo fue malo, pobre, aburrido, cargado de imprecisión, malas decisiones y por momento con los caribeños siendo mejores sobre la grama sintética del Jeld Wen Field, Portland.
Se puede detallar que al final de los 90 minutos la victoria se gestó con tres buenos goles, más uno que se anuló y que pudieron haber sido varios más. Se tuvo contundencia, se goleó y, otro factor a destacar, se suma un juego más con la portería en blanco.
Y es que eso es importante, porque hasta en los momentos menos brillantes, la diosa fortuna y el orden defensivo, ayudan a que no se le anote a Costa Rica, incluyendo hasta cuando el portero falla.
De la primera parte son más las cosas negativas que las positivas, en la que tal vez se destaca que hubo una clara intención de jugar al primer pase y penetrar por los costados, solo que muy rápido se cayó en la constante falla a la hora del dar el pase.
Y Cuba, en medio de sus ya muy conocidas limitaciones, apostó a ir al contragolpe en busca de la meta de Patrick Pemberton y lo hizo en un par de acciones, pero la verdad sin poner en ningún momento en peligro la meta nacional.
En ofensiva fue muy poco, tanto así que fue producto de un tiro de esquina que se gestó la mejor opción, pero Roy Miller, soltó un trallazo que sacó el balón del estadio. Muy poco para anotar.
Pero rápido, muy rápido, en la etapa complementaria las cosas comenzaron a llevar la senda de la victoria, obra de la anotación del mejor hombre nacional, Michael Barrantes.
Y es que al 51 recuperó la pelota frente al área, se la acomodó y soltó un remate cruzado, imposible para Odelin Medina. En ese instante se acabó el juego, Costa Rica creció y Cuba desapareció.
Al mismo Barrantes le quitaron lo que sería la segunda conquista, luego de un trallazo, que encontró a Jairo Arrieta en posición prohibida.
Pero el mismo Arrieta se encargó de aumentar el marcador al 70, en una muy buena corrida y desdoble de Kenny Cunningham, quien le puso un pase de maestro para que, en dos tiempos, Jairo superara a Molina y sellara el 2 a 0.
Seis minutos más tarde, con el mejor gol de la noche, porque no tuvo potencia, sino ubicación, Barrantes marcó el 3 a 0, que deja a Costa Rica con el primer objetivo cumplido y ahora piensa en Belice, rival del sábado.

Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios