Enviar

Existe una fórmula que podría sacarnos del aprieto. Pero aplicarla requiere madurez política y capacidad de negociación por parte del gobierno, así como de todos los sectores

Para evitar más desaceleración económica

Las señales en este momento indican que va empeorando la economía. El fenómeno no es exclusivo de Costa Rica sino a nivel mundial y cada nación deberá tomar las medidas del caso si quiere salir lo menos perjudicada posible de esa desaceleración.
En nuestro país existe una fórmula que podría sacarnos del aprieto. Pero aplicarla requiere madurez política y capacidad de negociación por parte del gobierno, así como de todos los sectores.
La clave es que la administración haga la necesaria y significativa reducción de costos que tiene pendiente y por otro lado que la población acepte que, además de esto, es necesario pagar más impuestos.
Ya que estas medidas probablemente causarían fuertes reacciones, es importante tomar en cuenta que lo que se logre, si beneficia o sacrifica únicamente a un sector, no logrará mantenerse pues generaría luchas internas empeorando más la situación.
Son muchos los indicadores que en los últimos tiempos alertan sobre la desaceleración de la economía
La caída en mayo de un 10% en los metros cuadrados tramitados para la construcción con relación a marzo, es uno de esos indicadores y este sector es un buen motor que empuja al resto de la economía en gran medida. Y también se ha afectado la industria, entre otros.
Así las cosas, y estando sobre la mesa, aún sin resultados concretos para su solución, una serie de grandes problemas nacionales (infraestructura, salud, educación, costo de la energía eléctrica, seguridad…), es imperativo que los sectores comprendan la importancia de flexibilizar posiciones en busca de una buena fórmula que signifique salir del círculo vicioso.
El gobierno, ante la emergencia, debería actuar congelando salarios públicos por ser el principal disparador del gasto, además de muchas otras medidas realmente significativas (ahorro, control a la evasión fiscal…).
Los sindicatos y otros órganos de representación popular deberían aceptar esta realidad y poner así su contribución.
La población, debería también aceptar la necesidad del pago de más impuestos porque lo anterior no sería suficiente.
Lo que no hemos tenido hasta el momento en esta y en la anterior administración, es capacidad para llegar a dichos acuerdos.
No obstante, esa sería la única salida para Costa Rica si deseamos atravesar la amenazante desaceleración mundial, sin caer en la asfixia económica que es el peor de los panoramas para todos.
Cuando eso ocurre, se retrae la actividad del sector productivo, crece el desempleo y con ello la falta de capacidad de consumo, consolidándose ese círculo vicioso en el que no debemos caer.
 



Ver comentarios