Enviar
Viernes 23 Abril, 2010

Para enfrentar la pobreza y la desigualdad

Es fundamental que Costa Rica establezca programas que de manera integral permitan enfrentar la pobreza y la desigualdad social, de manera sostenida.
Se deben analizar las alternativas que se han venido aplicando en Latinoamérica para combatirlas, como los enfoques de arriba hacia abajo de programas y acciones para el desarrollo, los alcances de la apertura comercial y su efecto en la desigualdad.
De igual manera, el enfoque de abajo hacia arriba, con amplia participación de los sectores más desprotegidos en las acciones para combatir la pobreza, es decir con instancias participativas y de unión de sinergias.
Es necesario resaltar que uno de los retos políticos más importantes de los gobiernos es superar la pobreza o disminuirla significativamente así como la desigualdad social, reto que en la mayoría de los países latinoamericanos, y Costa Rica no es la excepción, no se ha podido lograr. En el caso de nuestro país actualmente el nivel de pobreza es superior al 18% y la desigualdad social se ha incrementado.
La esperanza es que la presidenta electa Laura Chinchilla tome las medidas pertinentes para seguir enfrentando la crisis económica mundial de la mejor manera y que el sector público pueda ayudar a la sostenibilidad del empleo y a generarlo en mayor medida en el sector privado, promoviendo un gasto público con énfasis en la realización de más proyectos de inversión para mejorar la infraestructura y ayudar a los más necesitados con programa como “Avancemos”, el bono de la vivienda y las pensiones del Régimen no Contributivo de pensiones.
Es necesario lograr un mayor crecimiento de la producción, es decir, del PIB, que en 2009 fue negativo.
Se debe tener presente que, según la CEPAL, para lograr una disminución de la pobreza se debe tener un PIB no menor al 5%.
En relación al déficit consolidado del sector público que está cerca de un 5% del PIB, se debe tener un cuidadoso manejo del gasto público, a efecto de que no se incremente significativamente ese déficit, y que en ese gasto se dé preponderancia a lo necesario en infraestructura, que permita mejorar la competitividad del país y al gasto social no recurrente. Es importante y necesario un uso sostenible de los recursos naturales, que permita generar empleo. Es pertinente establecer una red efectiva de protección social para los más desposeídos,
Mejorando la definición e identificación de los mismos, integrar efectivamente a los más pobres a la red de protección social a través de acciones sectoriales y multisectoriales debidamente focalizadas y desarrollar acciones que sirvan para un adecuado nexo entre los programas sociales y las oportunidades de desarrollo para los más desfavorecidos.
Finalmente, de esa manera, estaríamos haciendo realidad el pensamiento de Jorge Debravo, cuando dijo: “Tenemos la obligación de luchar por un mejor destino para el hombre”.

Bernal Monge Pacheco
Consultor externo