Papa y Chinchilla hablaron de paz, solidaridad y ambiente
Laura Chinchilla destacó la "gran calidez y la gran cercanía" que sintió durante el encuentro con el pontífice, que duró cerca de 25 minutos. AFP/La República
Enviar

Papa y Chinchilla hablaron de paz, solidaridad y ambiente

El papa Francisco y la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, abordaron ayer durante un encuentro en el Vaticano asuntos como la paz internacional, cuestiones de solidaridad y de medio ambiente.
En un encuentro con periodistas tras ser recibida en audiencia por el Papa, la presidenta de Costa Rica explicó además que había reiterado al pontífice su invitación a visitar el país, tras entregarle una estola realizada a mano por mujeres indígenas.
"Espero que esta estola se la ponga cuando venga a Costa Rica", dijo Chinchilla, quien se reunió con el papa durante 25 minutos en la Biblioteca del Palacio Apostólico.
La mandataria costarricense explicó que con el papa Francisco trataron situaciones ligadas a la "solidaridad" y recordó cómo el pontífice se ha pronunciado en contra de temas como la trata de personas o la explotación de la inmigración.
Explicó, asimismo, que el tema de la ecología ocupó gran parte de la reunión, toda vez que destacó la preocupación de Francisco por los asuntos relacionados con el medio ambiente y afirmó que no le extrañaría "que ese sea un tema fuerte en una próxima encíclica".
En esta misma línea, aseveró que la figura de Francisco va a poder "incidir positivamente en la resolución de esas causas".
Chinchilla destacó que el papa Francisco "puede dejar una huella muy hermosa en favor de la paz mundial" y consideró que la Iglesia puede desempeñar "un papel fundamental" en temas que están volviendo al primer plano internacional como el control de las armas químicas o nucleares.
Sobre el enfrentamiento que existe con Nicaragua en torno al fronterizo río San Juan, Chinchilla relató que no tuvieron "mucha ocasión para hablar del caso en particular".
Por otro lado, durante la audiencia se abordó el "impacto positivo" que ha tenido sobre los costarricenses el hecho de que haya sido elegido el milagro de una de sus compatriotas para canonizar a Juan Pablo II, en referencia a Floribeth Mora a la que se diagnosticó un aneurisma cerebral.
Chinchilla reiteró al Papa el "júbilo" que ha producido en el país este hecho, le aseguró que en Costa Rica se está siguiendo "con mucha atención" el asunto y le informó de que un grupo "muy grande de costarricenses" se prepara para viajar a Roma con motivo de la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII, que tendrá lugar el 27 de abril del próximo año.
Chinchilla además destacó la "gran calidez y la gran cercanía" que sintió durante el encuentro con el pontífice, que duró cerca de 25 minutos.
La mandataria costarricense llegó al Vaticano sin su esposo y acompañada por una delegación de 12 personas.
Ataviada con un traje de chaqueta negro y velo, la presidenta de Costa Rica saludó al papa con un apretón de manos y le dijo "mucho gusto", mientras que Francisco le deseó que se sintiese "como en su casa".
La delegación estaba formada por el canciller, Enrique Castillo, el ministro de educación, Carlos Roversi, el embajador del país ante el Vaticano, Fernando Sánchez, y la diputada del Partido de Liberación Nacional, Ileana Brenes, entre otros.
Por su parte, el papa entregó a Chinchilla, como lo ha hecho con todos los líderes latinoamericanos con quienes se ha reunido, el libro con el documento final del encuentro plenario de las conferencias episcopales de Latinoamérica (CELAM) en el santuario de Aparecida en 2007, del que Chinchilla aseguró que ya había leído algunas partes.

Ciudad del Vaticano/EFE

Ver comentarios