Logo La República

Martes, 19 de febrero de 2019



GLOBAL


Papa pide a Costa Rica luchar contra el narcotráfico

Redacción La República [email protected] | Sábado 04 diciembre, 2010



Papa pide a Costa Rica luchar contra el narcotráfico

El papa Benedicto XVI pidió ayer a las autoridades de Costa Rica que “no vacilen en rechazar con firmeza” la impunidad, la delincuencia juvenil, el trabajo infantil, la injusticia y el narcotráfico, potenciando la seguridad ciudadana y una “adecuada” formación de niños y jóvenes.
El Pontífice lo manifestó así en el discurso que dirigió al nuevo embajador de Costa Rica ante la Santa Sede, Fernando Felipe Sánchez Campos, de 40 años, durante la presentación de las cartas credenciales, en el que abogó para que el país centroamericano viva en el “entendimiento, la concordia, la fraternidad y la solidaridad”.
Benedicto XVI exhortó a los costarricenses a luchar contra la violencia doméstica, el desempleo y la corrupción, buscando la justicia social, el bien común, el progreso integral de las personas y la paz y aseguró que “nadie puede sentirse al margen de las consecución de esas metas.
“Es importante que los que están al frente de sus destinos no vacilen en rechazar con firmeza la impunidad, la delincuencia juvenil, el trabajo infantil, la injusticia y el narcotráfico, impulsando medidas tan importantes como la seguridad ciudadana, una adecuada formación de niños y jóvenes, la debida atención a los encarcelados y la eficaz asistencia sanitaria a todos, en particular a los más menesterosos y a los ancianos”, dijo el Papa.
El Obispo de Roma abogó por programas que lleven a la población “a alcanzar una vivienda digna y un empleo decente” y señaló que es primordial que las nuevas generaciones “adquieran la convicción” de que los conflictos no se vencen con la mera fuerza, “sino convirtiendo los corazones al bien y la verdad, acabando con la miseria y el analfabetismo”.
Benedicto XVI pidió a los costarricenses que defiendan la familia tradicional, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, y dijo “que ninguna otra” como la institución familiar “sufre las acometidas de las transformaciones amplias y rápidas de la sociedad y de la cultura”.
Afirmó que la familia está llamada ser vivero de virtudes humanas y cristianas, “en donde los hijos aprendan de sus padres de forma natural a respetarse y comprenderse, a madurar como personas, creyentes y ciudadanos ejemplares”.
“Por consiguiente, nada de cuanto favorezca, tutele y apoye la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer será baldío. La Iglesia no se cansará de alentar especialmente a los jóvenes, para que descubran la belleza del matrimonio y de la transmisión de la vida”.
El Papa Ratzinger defendió la “inviolable dignidad de la persona” y la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural y a este respecto recordó que en Costa Rica se firmó el “Pacto de San José, en el que se reconoce expresamente -subrayó- el valor de la vida humana desde su concepción”.
Teniendo en cuenta lo anterior, el Papa exhortó a Costa Rica a no violar los derechos del nasciturus “con leyes que legitimen la fecundación in vitro y el aborto”.
El Papa también les animó a defender la naturaleza y a buscar un equilibro entre el desarrollo humano y la conservación de los recursos.

Ciudad del Vaticano/EFE