Enviar
Jueves 9 Febrero, 2012

Panorama de la ciencia, tecnología e innovación

Según el último informe de Indicadores Nacionales 2009 de Ciencia, Tecnología e Innovación, Costa Rica invirtió ese año un 0,53% del PIB en investigación y desarrollo (I+D). Esta cifra es considerablemente menor a la de cualquier país desarrollado, que alcanza más del 2,3% en promedio.
Además, un 72% de la inversión es aportada por el sector público y concentrada en muy pocas áreas del conocimiento, cuando lo deseable es que la participación sea menor al 35% y exista una amplia diversificación entre las áreas científicas y tecnológicas.
En el país existe carencia de recursos humanos en ciencia y tecnología, en términos de cantidad y a nivel de especialización. Hay 0,52 investigadores en jornada completa por cada mil integrantes de la PEA y 1,02 doctores por cada 10 mil habitantes, cuando lo aconsejable es disponer de al menos diez veces más en ambos casos.
Esto representa una seria restricción para el desempeño de los sectores productivos y requiere atención prioritaria.
La participación femenina en las actividades de investigación alcanza un 43% del total, comparado con el 34% observado en Europa y el 18% de Asia. En este sentido, aunque son evidentes los avances, todavía hay una brecha de género importante en la ocupación de puestos de alta jerarquía que es necesario superar.
En 2009 se publicaron 481 artículos en revistas internacionales indexadas, donde cerca del 80% se concentraron en agricultura, biología, ambiente y biomedicina. Estos números representan apenas un 0,63% del total latinoamericano.
Con respecto a la protección de la propiedad intelectual, el número de patentes otorgadas a costarricenses por cada 100 mil habitantes fue de 0,64 en la oficina de patentes de Estados Unidos y de 1,29 en el Registro Nacional, cuando lo deseable sería un registro entre diez a 15 veces mayor.
El 35% de las exportaciones del sector manufactura son de alta tecnología, porcentaje superior al 15% observado en los países desarrollados. En este indicador la valoración es positiva y el gran reto consiste en vincular a las multinacionales con las empresas locales promoviendo más encadenamientos, transferencia de tecnologías y derrames de conocimientos.
Por tanto, para dinamizar el sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación se requiere necesariamente de más inversión y más recursos humanos.
Entre otras cosas se deberá duplicar la inversión actual en I+D aumentando la participación del sector privado, duplicar la matrícula en carreras científico-tecnológicas y duplicar el número de doctorados; complementado con la creación de nuevos incentivos de apoyo a los actores públicos y privados así como con cambios a la institucionalidad y marco legal del sector.

Keilor Rojas Jiménez
Viceministro de Ciencia y Tecnología
[email protected]