Enviar
Sábado 21 Junio, 2014

Pese al constante crecimiento económico de Panamá, por encima del 3% anual, el sector primario aporta poco al PIB


Panamá se despega de Centroamérica

El crecimiento de la economía panameña responde mucho más a las necesidades del comercio internacional que a la demanda interna de su población. Es un hecho que la actividad del comercio internacional ha impulsado el canal y ha condicionado la economía de Panamá.
La economía panameña está muy centrada en el sector terciario (servicios), siendo el subsector comercio internacional y financiero el que se lleva más de la cuarta parte del PIB.
Su sistema bancario ha sido reconocido internacionalmente como uno de los más sólidos del continente y el turismo representa una de las principales actividades del país, con énfasis en el turismo con fines de exploración comercial, playas y comercio.
Sin embargo, Panamá debe importar buena parte de su energía, porque su producción al momento está enfocada en la producción de energía por medios hidroeléctricos, gracias a la abundancia de lluvias y los grandes desniveles de sus ríos. También cuenta con una completa red de electrificación que cubre todo el país, un sofisticado sistema de telecomunicaciones que incluye, entre otros, telefonía celular, télex y cable.
Cabe mencionar que pese al constante crecimiento económico, por encima del 3% anual, el sector primario aporta poco al PIB.
La agricultura supone el 7% del PIB, la minería un 1% y la industria y la construcción aportan alrededor del 12%.
El resto pertenece a los servicios: comercio interno, 9%; transporte y comunicaciones, 9%; Zona Libre de Colón, 7%; Canal, 6%; finanzas, 8%; administración pública, 10%, etc.
El canal emplea al 1% de la población económicamente activa y la agricultura tiene un peso similar al que tienen los países de América Central porque está orientada solo para consumo interno, con explotaciones pequeñas en las que se cultivan ciertos cereales, tubérculos, hortalizas y frutos, y una agricultura de plantación para la exportación, con grandes explotaciones muy tecnificadas, en la que predominan el banano, la caña de azúcar, el café, el cacao, el tabaco y otros menores.
Algunas características de la economía panameña son que se encuentra dolarizada y carece de banco central, otra es la presencia de zonas francas como Colón, de libre circulación de capitales y mercancías, y sin impuestos, que ha propiciado la instalación de gran número de empresas y por último Panamá es de los países con la mayor flota mercante, gracias a las “banderas de conveniencia”, y debido a estas circunstancias es que Panamá fue considerado como un paraíso fiscal.
Finalmente, la renta per cápita de los panameños se sitúa en torno a los $12.700, logrando subir de niveles en pocos años. Panamá con una población de poco más de 3,5 millones de habitantes, tiene una posición privilegiada en varias clasificaciones de crecimiento y desarrollo de América Latina, como el índice de desarrollo humano que la ubica en el primer puesto de América Central y cuarto de América Latina.

Luis Fernando Allen Forbes

Director ejecutivo
Asociación Salvemos El Río Pacuare
[email protected]