Enviar
Panamá busca convertirse en centro fílmico mundial

Xinhua
Panamá

La imagen de Panamá ha sido destacada en Hollywood, el principal centro de la industria del cine y la televisión de Estados Unidos, por figuras como el afamado cantautor panameño Rubén Blades, quien no aguantó la tentación de transitar del canto a la actuación.
Pero no sólo de esa forma se puede emular el interés en contagiarse de algo de Hollywood, ante el interesante negocio que puede ser la utilización de escenarios de un país como centro de locaciones, lo cual saben muy bien el gobierno y el sector privado panameño.
Panamá desarrolla una estrategia para convertirse en un cetro de locaciones de talla mundial, que sea atractivo como escenario por sus paradisíacas playas, montañas y vestigios históricos, para la realización de producciones de cine o televisión.
Los esfuerzos en este campo han sido productivos, ya que, según datos del ministerio de Comercio e Industrias de Panamá, sólo la filmación en el país de escenas de la cinta de la última zaga de James Bond “Quantum of Solace” dejó ingresos por entre $10 millones y $12 millones.
Entre los beneficios que recibió Panamá en este caso estuvieron la generación de unos 350 empleos directos y la contratación de cerca de 3.000 extras, lo que se agrega a los ingresos generados por el consumo de comida, suministros en general, y por el uso de otros servicios.
Pero la ley del cine que impulsó el gobierno panameño para atraer producciones, y reglamentada en junio pasado, busca desarrollar además una industria propia del séptimo arte, y se enfrenta a fuertes competidores en la búsqueda de convertirse en centro de locación, como es el caso de Puerto Rico.
Otros competidores naturales de Panamá en este emprendimiento son países en donde están establecidos consorcios que impulsan producciones, como es el caso de México, Colombia o Venezuela.
Pero en Panamá se han realizado además alrededor de cinco “reality shows” y se filmaron escenas de la novela venezolana Pobre Millonaria, lo que según el gobierno dejó ganancias por el orden de los $2 millones.
Antes se hizo también la filmación de la película “El Sastre de Panamá”, basada en el libro de ese nombre que escribió John Le Carré, y que protagonizó el ahora ex James Bond, Pierce Brosnan.
Otra oportunidad es para el talento nacional que se puede incorporar al elenco de las producciones que vienen del exterior, señaló una fuente del teatro panameño La Cuadra.
El ministro de Comercio e Industrias panameño, Roberto Henríquez, ha destacado el interés en atraer producciones a Panamá, como parte de una estrategia con la que este país pretende captar una inversión extranjera directa del orden de los $1 mil millones al año.
No obstante las buenas intenciones, se requiere aún de un mayor desarrollo en el nivel de producción y actuación en Panamá, para contar con reales posibilidades de éxito, y desarrollar una industria verdadera del cine.
También para que lugares históricos como el Casco Viejo de Ciudad de Panamá, declarado patrimonio histórico de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, La Ciencia y la Cultura (Unesco), atraiga el interés de muchos más productores.
Ver comentarios