Paliza y botín
Johan Venegas aprovechó la oportunidad, se lució en el clásico e hizo pasar momentos amargos a Jordan Smith. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Paliza y botín

La Liga se dejó la plata y barrió al Saprissa con lección incluida de Ramírez a González

Alajuelense tuvo ayer su mesa gallega, manejó los hilos del partido, goleó a su archirrival, fortaleció sus arcas, se apoderó del segundo lugar y recuperó las opciones reales de pelear por el liderato del torneo; todo en 90 minutos.

201311102355320.a11.jpg
El partido se lo ganó Oscar Ramírez a Ronald González; la Liga jugó con libreto en mano, mientras Saprissa ensayó un bosquejo y al final se impuso el rigor rojinegro.
Al minuto de partido, Donny Grant volaba para quitarle un gol de camerino a Johan Venegas, uno de los ases ayer en el esquema del “Machillo”. La Liga tocaba a la puerta pero el dueño de la casa todavía estaba en pijamas y no pudo evitar que lo madrugaran, de bola muerta, al min. 14, por la vía de Ariel Rodríguez y la cabeza de Porfirio López.
Se abrió la puerta del jolgorio. Venegas llevaba por la ruta de la amargura a Jordan Smith, abandonado en su carril por Juan Diego Madrigal, mientras que en la contención morada el partido pedía a gritos al gran ausente, Yeltsin Tejada, porque Douglas Sequeira no encontraba el aceite para autolubricarse, tras el brusco salto del armario al clásico.
El macho jugó sin riesgo. Kevin Sancho sembrado en la lateral derecha, sin licencias ofensivas hizo que Deiver Vega pasara inadvertido y Luis Valle en la contención dejándole la función de mixto a Ariel Rodríguez.
Absoluto control Alajuelense de la media cancha; incluso cuando le cedió la iniciativa a su rival para esperarlo, cazarlo y despojarlo haciendo inútil los intentos de ofensiva saprissista, excepto por un aislado remate de Vega, que medio inquietó a Pemberton.
En la complementaria la Liga se mantuvo fiel al guion. Ronald buscó respuestas en su banca, hizo sus tres cambios antes del primero de los alajuelenses, pero la luz no llegó.
Alajuelense sentenció el partido con goles de Jerry Palacios, quien llegó a cerrar una acción que él mismo inició al min. 56 y otro de Venegas, luego de que Armando Alonso encontrara al “Cuzuco” Guevara por la derecha y este centrara al botín del expuntarenense.
Después todo fue manejo. El “Machillo” Ramírez hasta se dio el lujo de no sacar de su hielera a sus dos principales enfriadores Guzmán y Davis, sino que mantuvo entretenida y asustada a la parte baja morada con Sánchez y Alpízar y la victoria justa y merecida fue para un Alajuelense, que sencillamente fue el mejor.

Luis Rojas
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios