Enviar
Milicias palestinas han lanzado unos 200 proyectiles a suelo israelí
Países del Golfo piden cese de operación militar

Movilización israelí fue respondida por Hamás con el disparo de decenas de cohetes Kasam y Grad

Los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) pidieron a la comunidad internacional que “actúe de inmediato” para detener la operación del ejército israelí contra los palestinos en la Franja de Gaza.
Los miembros del CCG hicieron esta petición en la clausura de su cumbre anual, que se inició en Omán.
Se van a mantener contactos “urgentes” con los miembros permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU para que la comunidad internacional asuma sus responsabilidades y ofrezca la protección necesaria para el pueblo palestino, según el comunicado oficial.
Los reunidos pidieron, además, a Israel que detenga sus prácticas contra “los palestinos”.
Asimismo, instaron a todas las facciones palestinas a unirse en esta “época crítica” para recuperar sus derechos legítimos y establecer un Estado independiente.
“La crisis de la franja de Gaza es muy crítica”, y se están ejerciendo esfuerzos para resolverla”, dijo Yusef bin Alawi bin Abdulá, ministro de Asuntos Exteriores omaní, en una rueda de prensa al término de la cumbre.
“La reunión de ministros de Asuntos Exteriores árabes, prevista en El Cairo, es “muy importante” y es necesario que se celebre una cumbre árabe extraordinaria para tratar la crisis de Gaza”, agregó Abdulá.
Los mandatarios de los países miembros del CCG aprobaron un acuerdo para lograr una unión monetaria entre los seis estados componentes de este organismo: Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Qatar y Omán.
Ese pacto, que todavía no ha sido ratificado, especifica las estrategias necesarias para lograr esa unión monetaria y la creación de un banco central para todos los miembros del CCG.
Tras cuatro días de bombardeos, Gaza cifraba sus muertos en 380 y en 1.700 sus heridos mientras Israel advertía de que su ofensiva militar está en su “primera fase” y alcanzar un alto el fuego no es su “principal preocupación”.
“La operación militar avanza y, de momento, el Ejército ejecuta la primera de varias fases que han sido autorizadas por el gabinete político-militar”, dijo Ehud Olmert, primer ministro israelí, en una entrevista con el jefe de Estado de su país, Simón Peres.
La reunión se celebró para que Olmert informara sobre el transcurso de la ofensiva a Peres, quien poco después se entrevistó con el jefe del Ejército israelí, general Gaby Ashkanazi.
“No podemos decir cuándo acabará la operación, pero puedo decir alto y claro que nuestra principal preocupación en este momento no es un alto el fuego, sino el cese del terrorismo de Hamás”, dijo el propio presidente israelí.
Los cuatro días de ataques israelíes contra blancos vinculados al movimiento islamista Hamás en la llamada operación “Plomo Fundido” han dejado ya el mayor número de muertos palestinos desde la Guerra de los Seis Días de 1967, pero no se ha detenido el recuento mortal.
Una decena de personas perdieron la vida cuando los aviones del Ejército israelí dejaron caer su carga contra edificios del gobierno de Hamás y grupos armados palestinos, una instalación naval al oeste de la Franja y viviendas de milicianos.
Entre las últimas víctimas se encuentran las niñas Lama y Haya Talal Hamdan, hermanas de 4 y 11 años que murieron en Beit Lahiya, en el norte de Gaza, al recibir el impacto de un misil mientras se trasladaban en un carro, dijo Muawia Hasanein, jefe de los servicios de emergencia en Gaza.
Varios civiles palestinos murieron cuando un misil explotó en la vivienda del dirigente de las Brigadas Al Qasam Aiman Siyam, en el campo de refugiados de Yabalia, también en el norte de la Franja, según la cadena de televisión de Hamás, Al Aqsa TV.
Algo similar sucedió en la misma localidad con el líder de Hamás Maher Zaqout; un F-16 lanzó un misil contra su casa, que se encontraba vacía, y mató a siete vecinos y viandantes que se encontraban en los alrededores.
La aviación israelí destruyó de madrugada las oficinas de ministros, secretarios de Estado y altos cargos de los ministerios de Finanzas, Asuntos Exteriores, Trabajo y Vivienda del ejecutivo de Hamás, precisó el Ejército israelí.
Los ataques han sido respondidos por Hamás con el disparo de decenas de cohetes Kasam y Grad contra las localidades israelíes vecinas a Gaza.
Desde que comenzó la ofensiva, las milicias palestinas han lanzado unos 200 proyectiles, que han matado a cuatro israelíes.
Pese a la enorme desproporción en pérdida de vidas humanas y capacidades militares, Hamás cree que su movimiento saldrá victorioso de la ofensiva.
“La guerra en el Líbano (2006) destruyó todo, pero fortaleció el poder y la popularidad de la resistencia (de Hizbulá). Así, mientras los ataques y matanzas continúen, el apoyo de Hamás crecerá porque la gente nos ve en el terreno luchando junto a ellos”, declaró Ismail Radwan, uno de los portavoces.

Abu Dhabi/Gaza
EFE
Ver comentarios