Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



NACIONALES


País fija meta de 100 mil carros ecoamigables en mediano plazo

Esteban Arrieta [email protected] | Miércoles 11 mayo, 2016

“Los carros eléctricos o híbridos ayudarían al país a reducir su huella de carbono y alcanzar la meta propuesta para 2021”, dijo Miguel Gorrías, gerente de Mercadeo de Nacional Automotriz, distribuidor de Volkswagen y Ford. Archivo/La República


Con el objetivo de reducir la huella de carbono en el mediano plazo, el Gobierno pretende que unos 100 mil vehículos eléctricos o híbridos circulen por las carreteras nacionales.
Para esto impulsa en la Asamblea Legislativa un proyecto de ley que daría una serie de ventajas a los consumidores de estos automóviles ecoamigables.
La propuesta, que ya fue dictaminada por los legisladores y que cuenta con el respaldo de todos los partidos políticos, establece entre otros incentivos la exoneración de los impuestos de ventas y de consumo, así como la eliminación del tributo sobre el valor aduanero.
Paralelamente, los dueños de estos tipos de carros no tendrán que pagar el marchamo durante los primeros cinco años y al mismo tiempo, estarán exentos de la restricción vehicular.
La iniciativa en cuestión también incluye una directriz para que todo el Gobierno central sustituya al menos un 10% de su flotilla por carros amigables con el ambiente.
“Vemos con muy buenos ojos el proyecto de ley, porque ambas marcas tienen una amplia gama de vehículos con estas características”, dijo Miguel Gorrías, gerente de Mercadeo de Nacional Automotriz, distribuidor de Volkswagen y Ford.
La necesidad de establecer incentivos para la venta de vehículos ecoamigables, se debe a que el sector transportes emite el 35% del dióxido de carbono que se produce en el país y daña la atmósfera.
Por otra parte, los incentivos ayudarían a reducir el costo de los vehículos, los cuales son más caros que los convencionales. A inicios de 2014, se calculaba que en el país había unos 300 autos de estos tipos.
La propuesta de ley también establece que haya centros de recarga cada 80 kilómetros en carreteras nacionales, y en rutas cantonales cada 120 kilómetros.
Las estaciones de servicio serían administradas por los proveedores eléctricos de cada cantón y le corresponderían al que tenga mayor número de abonados.