Enviar
Este año se pagarán más de $2 mil millones, lo que representa el mayor gasto en la historia
País rompe récord con factura petrolera

• Consumo de combustibles en el país ascenderá a 20 millones de barriles durante 2008
• ICE pagará cuatro veces más por hidrocarburos que en 2005 para producir electricidad

Danny Canales
[email protected]

En los últimos tres años, el país ha aumentado en más de un 100% el presupuesto para la compra de derivados del crudo en el mercado internacional, alcanzando el tope histórico en gastos.
El aumento en el gasto en combustibles es producto del crecimiento del consumo interno —este año se gastarán 20 millones de barriles— y del disparo del costo de los combustibles en el mercado internacional por alrededor de un 82% en los últimos tres años.
Como reacción a la cara factura petrolera el Poder Ejecutivo analiza acciones para crear combustibles alternativos, restringir la importación de autos y eliminar la dependencia de petróleo en la producción de electricidad.
Las estimaciones apuntan a que este año se pagarían unos $2.070 millones en la compra de hidrocarburos, mientras que en 2005 se pagaron $998 millones.
El crecimiento es consecuente con el aumento del consumo de combustibles en el país. De 2005 a este año la importación de derivados del petróleo subió en 3,6 millones de barriles.
La mayor demanda de combustibles para producir energía eléctrica y el aumento en la importación de vehículos son los dos principales factores que inciden en una mayor demanda.
Solo este año el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) tiene proyectado comprar 223 millones de litros de combustibles para abastecer sus plantas térmicas. Hace tres años el requerimiento era de unos 93 millones de litros.
Por su parte, la tendencia de importación de autos contempla un crecimiento de 60 mil unidades por año.
En cuanto al aumento de los precios de los hidrocarburos, en los últimos tres años ha crecido de $65 el barril en 2005 a $118 actualmente.
Ese fenómeno responde a que la oferta de petróleo en el mercado se está quedando corta debido a diversos factores internacionales, entre los que destaca la menor producción por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.
Incide también el aumento de la demanda en los grandes países consumidores, como China, India y Estados Unidos, así como conflictos geopolíticos en países productores de petróleo.
Como reacción a la escalada del presupuesto para la compra de derivados del crudo, el país afina un plan que promueve la elaboración de biocombustibles mediante productos disponibles en el país y analiza regular la importación de autos.
En cuanto a la elaboración de los biocombustibles, Roberto Dobles, jerarca del Ministerio del Ambiente y Energía (Minae), anunció que a finales de este año lanzarán un plan de comercialización de biocombustibles en el país.
El plan consiste en mezclar entre un 5% y un 10% de combustibles alternativos a los derivados del crudo.
Adicionalmente el Minae valora la posibilidad de desestimular la compra de vehículos que consumen grandes cantidades de combustible y estimular los que funcionan con tecnologías limpias, aunque ese decreto está sufriendo atrasos.
Por su parte, el ICE definió un plan nacional de expansión eléctrica cuyo fin es producir el 100% de la energía a partir de recursos renovables para 2014.
Los sectores productivos comparten las políticas para explorar otras alternativas energéticas distintas al petróleo.
“Los altos costos de los combustibles representan una cadena negativa para la economía”, explicó Rafael Carrillo, gerente financiero de Molinos de Costa Rica, quien justificó que por un lado encarece el precio de los productos y por el otro es un disparador de la inflación.


Ver comentarios