Enviar
País explora medidas contra delincuencia

Pablo Mora
[email protected]

Una solución integral, que vaya desde la prevención de delitos hasta políticas contra la desigualdad social, fue la propuesta realizada ayer por varios expertos reunidos para analizar el tema.
En ese sentido se señalaron varias estrategias para la prevención de la delincuencia, como por ejemplo el aumento de programas de ayuda social en los sectores vulnerables, brindar espacios recreativos a la juventud, colaborar con las instituciones encargadas de fortalecer valores, un mejor tratamiento a las fuerzas policiales y mayor exactitud en la aplicación de penas.
“Costa Rica sí puede ganar la batalla contra la violencia y la inseguridad. Es necesario crear una coalición social para enfrentar este problema. Haremos un llamado a mejorar ciertas políticas y para que cada sector cumpla con un código de conducta. El país debe enarbolar de nuevo la bandera de la paz”, afirmó Laura Chinchilla, presidenta en ejercicio.
La funcionaria participó en el Foro Nacional de Seguridad Ciudadana Costa Rica 2008, efectuado en la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE), en La Garita de Alajuela. Asimismo, asistieron representantes del gobierno, la Asamblea Legislativa y organizaciones no gubernamentales, entre otros.
Chinchilla evitó hacer un análisis sobre la percepción de inseguridad y aseguró que prefería dejar este tema a las discusiones académicas.
“Este es un problema de interferencia real en nuestras vidas. Entre los ciudadanos la mayoría cree que el país es inseguro o muy inseguro y eso limita la libertad de los habitantes de desplazarse tranquilos”, aseveró Chinchilla.
Pese a que el grado de criminalidad en Costa Rica ha aumentado, las estadísticas muestran que el país es uno de los más seguros de América Latina. A esta conclusión llegó Bernardo Kilksberg, asesor regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Por ejemplo, en Costa Rica la tasa de asesinatos es de ocho por cada 100 mil habitantes, mientras que el promedio en Latinoamérica asciende a 25 crímenes.
Ver comentarios