País destinó $33,1 millones a lucha contra VIH
Enviar
Más de dos terceras partes de la inversión provenía de las familias costarricenses en 2006.
País destinó $33,1 millones a lucha contra VIH–sida

• Prevención de la enfermedad es la que más gasto registró, principalmente en la compra de condones, que requirió $24,4 millones.


Pablo Mora
[email protected]

En Costa Rica, más de $33 millones se utilizaron para prevenir y combatir el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (Sida), durante 2006.
Más sorprendente aún es que el actor social que realizó la inversión más fuerte en contra de ese mal son las familias, las cuales destinaron $22,5 millones, lo que significa más de dos terceras partes.
Además, durante ese mismo año se facturaron alrededor de $28 millones en la prevención de esta enfermedad, entre los cuales la compra de condones significa casi un 90%.
Y es que la cantidad de preservativos importados en el país aumentó considerablemente, al pasar de 18 millones en 2004 y 2005, a 24 millones de unidades en 2006. Esto debido a que tres cuartas partes de la población consideran que el condón es una forma efectiva de evitar el contagio del VIH.
La inversión restante proviene del Estado, el cual financió esta lucha con más de $9,5 millones, y de organismos internacionales, que aportaron poco más de $1 millón.
Todos estos datos se extraen del documento “Costa Rica: Medición del Gasto de la Respuesta Nacional ante el VIH y Sida 2006”, que hizo público ayer el Ministerio de Salud.
Según ese mismo estudio, los reportes de casos por sida descendieron en 2007 más de cuatro veces la cantidad que se presentaba en 2005.
El medio por el cual se adquiere esta enfermedad es la vía sexual, la cual causa más de ocho de cada diez casos. La población más vulnerable a esta enfermedad siguen siendo las parejas masculinas homosexuales, con un 44,3%, seguida de las heterosexuales (24,8%) y bisexuales (15,5%).
Otros medios de transmisión de la enfermedad son la sanguínea y el contagio perinatal, pero representan porcentajes muy inferiores.
Además, el mito de que el sida es una enfermedad masculina va quedando atrás. En 1992 había una mujer contagiada por cada 13 hombres, mientras que en 2005 se detectó una por cada 5,4 varones, lo cual habla de un aumento de féminas registradas con VIH.
Sin embargo, si de mortalidad por consecuencias del sida se trata, el 84,4% de los casos ocurre en el sexo masculino y la mitad de las víctimas son individuos que se ubican entre 30 y 44 años.
Desdichadamente, la cantidad de víctimas mortales del sida se viene incrementando desde 2004, cuando fallecieron alrededor de 125 personas, a 2006, año en que 150 pacientes perdieron su vida producto de este mal.
El conocimiento de la realidad del VIH-Sida por parte de los habitantes es paradójico. Mientras que nueve de cada diez personas sabe que el sida es una enfermedad que ataca el sistema inmunológico, siete de cada diez cree que el VIH se puede transmitir por practicar sexo oral sin protección.

Ver comentarios