Enviar
Se enfrentará crisis con llanto y sudor, aduce presidente del Central
País “blinda” economía con $2 mil millones

• Recursos serán suficientes para contrarrestar problemas de liquidez

Wilmer Murillo
[email protected]

Costa Rica se habría garantizado poco más de $2 mil millones para contrarrestar problemas eventuales de liquidez y evitar una explosión de inestabilidad financiera.
El Banco Central logrará recibir $1.000 millones de organismos internacionales de crédito, en tanto que el Ministerio de Hacienda a través de préstamos que requerirán el voto de los diputados, obtendrá una suma parecida, a fin de mitigar los efectos de la crisis internacional.
Este “blindaje” financiero lo negoció el país al tiempo que se anuncian buenas nuevas, como una caída de un 8,5% a un 6,6% del déficit en la cuenta corriente, una reducción de la inflación esperada del 9% para el próximo año y una mejora en el precio de los bonos soberanos, que experimentaron fuertes caídas recientemente.
Los recursos contingentes se añaden a otras facilidades normales de las cuales dispone el país con entidades como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Fondo Latinoamericano de Reservas y la Corporación Andina de Fomento, entre otras.
“Estos recursos son como un extintor detrás del vidrio que la banca podría quebrar en caso de incendio”, dijo Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
Durante una exposición en la Academia de Centroamérica, ayer, Gutiérrez dijo que la situación internacional hará las cosas más difíciles, pero con ciertos grados de libertad que ayudarán a mitigar sus efectos.
La crisis se reflejará en un menor crecimiento de la producción y aumento del desempleo. “Pero estamos viendo ajustes a la baja en los precios de alimentos y el petróleo, y restricciones a la liquidez, que deberían favorecer una reducción de la tasa de inflación”, señaló Gutiérrez.
La disponibilidad de recursos externos abarca también el financiamiento de obras de inversión pública, adicionales a las que se están llevando a cabo, como la vía a Caldera, el aeropuerto de Liberia, el Santamaría bajo una nueva administración y eventualmente en puerto Limón.
Con ello no se podrán contrarrestar uno a uno los golpes como el que está recibiendo el sector inmobiliario, pero sí compensarlos en alguna forma. “No es posible porque el tipo de bienes es diferente y porque el país realiza un ajuste ante condiciones financieras más difíciles, pero dentro de espacios interesantes”, adujo el jerarca.
“Significa que no se evitarán los coletazos de la crisis, pero permitirán suavizar el ajuste; no vamos a pretender que no nos afecte, pero sí aspirar a atravesar un situación complicada de la economía, con llanto y sudor”, puntualizó el jerarca.
Ver comentarios