Pague el marchamo… sin dolor
Enviar

Existen automóviles que pagan por derecho de circulación el equivalente al valor de un vehículo nuevo. El Instituto Nacional de Seguros confirmó que los mayores montos de marchamo oscilan entre los ¢4 y ¢8 millones para los autos particulares que están al día.

Tal vez este no sea su caso, pero posiblemente sí debe cancelar un monto importante que le quitará la posibilidad de disfrutar más sus ingresos extraordinarios de fin de año.

Un plan de ahorro, el pago del marchamo en cuotas con o sin intereses o aprovechar puntos y millas de las entidades bancarias pueden ser una alternativa que le ahorrará recursos, y evitar el uso del aguinaldo para pagar el derecho.

Planes de ahorro

Tanto los bancos como las cooperativas y asociaciones solidaristas ofrecen planes de ahorro de hasta 12 meses. Es decir, puede calcular el monto del marchamo que pagará este año, dividirlo entre 12 y ahorrar un monto igual a ese resultado cada mes para el próximo año.

Aparte del beneficio de no tener que disponer de todo el monto del marchamo de una sola vez, el ahorro le permite ganar intereses, con lo cual, dependiendo del monto que se cobre el otro año podría sobrarle dinero para otros gastos del vehículo.

Planes de financiamiento

Las entidades financieras ofrecen muchísimas posibilidades para el pago del marchamo, desde financiamiento a cero intereses o con tasas muy favorables. De esta manera, no tendrá que posponer sus planes de fin de año por el pago del derecho de circulación.

Un ejemplo es Promerica, que ofrece el pago del marchamo sin intereses en un plazo de cuatro meses, o un plazo mayor con tasa preferencial.

Otras ofrecen un plazo mayor a tasa cero, pero con una comisión inicial, únicamente.

Uso de puntos o millas

Si a lo largo del año ha ganado puntos con sus compras con la tarjeta de crédito y no sabe en qué gastarlos, esta es una buena oportunidad. Eso sí, revise las condiciones del plástico y si se le permite, utilizar el acumulado de puntos como dinero en efectivo.

Crédito

En caso de no contar con una tarjeta, queda la opción de solicitar un crédito. Sin embargo, es conveniente que revise la tasa de interés que pagará y que el plazo del crédito sea menor a 12 meses. De lo contrario, el año venidero tendrá que enfrentar la misma situación de pagar el marchamo sin haber terminado el del año anterior.