Enviar
Packers al Super Bowl
De nuevo se lució Aaron Rodgers, el brillante sucesor de Favre

Se sabía que la historia de los mariscales para los duelos de ayer, por los títulos de conferencias, iban más allá de Ben Roethlisberger.
Desde luego que el QB de los Steelers es la gran figura en la Conferencia Americana, gracias a su potente brazo, destreza para improvisar, gran personalidad y su regreso tras problemas legales. Que nadie olvide sus dos anillos de campeón del Super Bowl.
Pero, este gigante que dice que juega para ganar partidos y al que no le interesa que lo nombren el más valioso de la liga o el campeón de yardas por aire, no es el único que trata de ganar un campeonato.
Ayer entraron en acción, sus “cuates” Aaron Rodgers (Green Bay),Jay Cutler (Chicago) y Mark Sánchez (New York), todos en busca de su primer título y con méritos similares al del “acero”.
Quien se lució en el primero de los juegos, fue el mariscal de campo de los Empacadores, porque ayer Aaron Rodgers corrió para un touchdown y realizó una tacleada salvadora; además el tackle defensivo B. J. Raji regresó una intercepción para anotación y el esquinero Sam Shields logró dos intercepciones en el triunfo de los Packers por 21-14 sobre los Bears en Chicago, en el juego de Campeonato de la Conferencia Nacional.
Y es que de los mariscales, ninguno está jugando mejor que Rodgers, quien no solo tomó las riendas de su equipo del legendario Brett Favre, sino que ya comienza a forjar su propia leyenda en Green Bay.
Antes del juego de ayer, Aaron sumaba seis pases de touchdown, sin intercepciones, en dos partidos de playoffs y el propio líder de los Empacadores reconoce que juega de la forma que el equipo lo necesita para ganar.
A diferencia de Roethlisberger, Cutler y Sánchez, Rodgers fue un aprendiz a la antigua en la NFL, al estar en la banca como suplente de Favre durante tres temporadas.
“Sin duda se convirtió en el mariscal que todos esperábamos que fuera”, dijo su entrenador en jefe, Mike McCarthy.
Rodgers permaneció sereno y con una silenciosa confianza en sí mismo, después de que Favre fue canjeado en el 2008; incluso después de que fue abucheado por algunos de sus propios aficionados. Desde entonces, el nuevo QB se ha ganado prácticamente a todo Green Bay con su juego estelar y su personalidad agradable.
La victoria contra los Osos dio el pase a los Packers al Super Bowl XLV en Dallas, donde enfrentarán al ganador del partido entre los Jets de Nueva York y los Steelers de Pittsburgh por el título de la Conferencia Americana.
El regreso para touchdown de Raji en el último cuarto dio a los Packers una ventaja de 21-7. Green Bay resistió entonces un ataque dirigido por Caleb Hanie, tercer mariscal de campo de Chicago, quien condujo dos series ofensivas en el último período que terminaron en anotación.
Pero el último intento de Chicago para empatar el juego terminó en el último minuto, cuando Shields consiguió su segunda intercepción en territorio de los Packers.
El mariscal de campo titular de los Bears, Jay Cutler, se lesionó una rodilla y solo jugó una serie ofensiva en el tercer cuarto.
Los Packers, sextos en la preclasificación para la postemporada, ganaron juegos como visitantes en Philadelphia, Atlanta y Chicago.

Gaetano Pandolfo
[email protected]
Consultas ESPN

Ver comentarios