Enviar
Miércoles 16 Abril, 2014

Con el nuevo gobierno renacen las esperanzas entre los costarricenses de que mejoren las condiciones de vida de la población


PAC de oposición a gobierno

El pueblo de Costa Rica mediante el sufragio dejó claro lo que manifestaban las encuestas realizadas antes del 6 de abril de 2014 y el Presidente electo don Luis Guillermo Solís Rivera y el PAC ya se preparan para llevar a cabo la transición desde la oposición al Gobierno.
Ya se sabe de una buena parte de las personas que integrando el equipo en ministerio y otras instituciones van a acompañar al señor Solís en el cumplimiento del Plan de Trabajo.
Pero los costarricenses sí tienen claro que el país perdió el norte, que los gobiernos de turno se han repartido los fondos públicos y que el nuevo presidente tiene la responsabilidad de sentar las bases de desarrollo para sacar al país adelante.
En esta labor de gestión, la formación de gobierno que vimos el lunes 15 de abril y que terminaremos de conocer el 21 de este mes, es ya un mensaje político oficial, y el segundo paso es el propio plan de acción política, que normalmente se enfoca en temas neurálgicos para la sociedad como son: la economía, empleo, seguridad ciudadana, reforma fiscal, educación, y salud, etc.
Esto supone que Costa Rica debe encaminarse decididamente hacia un desarrollo más inclusivo, potenciando lo bueno que se ha hecho y superando las carencias de nuestro modelo de crecimiento y evaluando la posibilidad de que en estas propuestas participen a los sectores implicados.
El nuevo gobierno tiene muchos desafíos, pero el principal reto es crear acuerdos que propicien la gobernabilidad y fortalezcan la democracia en beneficio de todos lo costarricenses, fomentando un sistema político más participativo, representativo y cercano a las personas.
Costa Rica decidió cambiar, y le exige al próximo gobierno honestidad y transparencia en el manejo de la cosa pública, por lo tanto, estará pendiente y vigilante respecto a la conducción de los asuntos económicos, o desatenciones para responder a necesidades elementales que afectan la sociedad.
El cambio de gobierno despierta expectativas de todo tipo, genera algunos temores y abre oportunidades de cambio. Para muchos, la percepción que prevalece es que las cosas se harán de manera diferente, pero en el fondo se necesita saber en qué estado está la cosa pública.
No obstante, con el nuevo gobierno renacen las esperanzas entre los costarricenses de que mejoren las condiciones de vida de la población.
En tal sentido los primeros cien días de gobierno serán importantes para saber si el líder y su equipo de trabajo están capacitados para gestionar, marcar, y definir los derroteros en los todos los campos de acción del gobierno.
Finalmente, son muchas las dificultades que la administración Solís enfrentará, entre ellas reenfocar el papel del estado para lograr una inclusión social como hilo conductor de su programa de gobierno, adicionalmente el tema de la gobernabilidad que nos presenta un escenario con muchos partidos políticos y un país colapsado que urge de recuperar la conducción política para definir las políticas sociales y económicas.


Luis Fernando Allen Forbes
Director ejecutivo
Asociación Salvemos El Río Pacuare