Enviar

Otra vez

201211020025550.m7.jpg

Estimado lector, usted forma parte de esto, pues es el consumidor que se verá afectado progresivamente, y por nuestra responsabilidad hacia usted compartimos lo que sucede tras bastidores en nuestra industria. Consecuentemente no puedo detenerme ante la estocada que le han clavado a la noble gastronomía en Costa Rica, un país que iba en este sentido hacia delante, ha pegado un frenazo inexplicable al oficializarse que la propina forma parte del salario.
Hoy se anuncia una huelga de saloneros ante la Casa Presidencial, algo nunca visto, los mismos saloneros que una ley pensaba en favorecer casualmente, son los que protestan conforme entienden en qué hueco los han metido.
Sí, ellos, los saloneros hasta ahora se están enterando de lo que se les viene encima, desgraciadamente en vísperas de Navidad, bonito regalo nos han dado a los costarricenses, un paquete de desasosiego, de desesperanza de camino a medias, de nada más que dirigirnos a las profundidades.
Algunas empresas no saben qué hacer, tienen miedo de tomar decisiones pues saben que de una u otra forma algo pasará, ya sea que los saloneros digan que no regresan pues el salario no será el mismo, o que la gente de la cocina se desmoralice pues ya no se podrá darles ningún estímulo, o que los costos se vayan a tal nivel que el negocio ya no sea negocio teniendo que cerrar en algunos casos.
Es tan grave la situación que hoy volvemos con el tema en lugar de conversar sobre vinos, cervezas, platillos creaciones y acontecimientos que nos regocijen, desgraciadamente es así y la idea es provocar para la acción por todos los frentes.
Buen provecho y hasta la próxima semana.

Ver comentarios