Enviar
Washington busca colocar más presión sobre el Kremlin
OTAN endurece su postura hacia Moscú

Embajador ruso ante la Alianza , dijo que el duro mensaje lanzado contra su país es “palabrería, pues nadie quiere ni puede romper lazos con Rusia”

Bruselas
EFE

Los países miembros de la OTAN decidieron ayer endurecer su postura frente a Rusia y acordaron que las relaciones entre las dos partes no pueden seguir como hasta ahora tras la actuación de Moscú en el conflicto de Georgia.
“La acción militar de Rusia ha sido desproporcionada y contraria con su papel de mantenimiento de la paz, así como incompatible con los principios de la resolución pacífica de conflictos”, señalaron los ministros de Exteriores de los aliados en el comunicado final de la reunión extraordinaria que celebraron en Bruselas.

La Alianza está considerando “seriamente las implicaciones de las acciones rusas en su relación con la OTAN”, señala la declaración, en la que se vuelve a pedir a Rusia la “retirada inmediata” de sus tropas hasta las posiciones que tenían antes del estallido de las hostilidades.
“Es el momento de que el presidente ruso (Dmitri Medvédev) cumpla los compromisos” del acuerdo de paz, aseguró la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice.
Si el Kremlin no retira sus tropas de Georgia, la Unión Europea (UE) también podría tomar medidas, según advirtieron ayer el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, cuyo país preside este semestre la Unión, y el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana.
Aunque la OTAN no tomó ninguna decisión sobre la suspensión de proyectos de cooperación militar con Rusia o de encuentros ministeriales, tal y como se especulaba, la reunión de ayer ha dejado clara la intención de aumentar la presión sobre Moscú.
Además, la Alianza insta a Rusia a dar el primer paso si quiere retomar la normalidad.
“El futuro dependerá de las acciones de Rusia”, aseguró el secretario general de la Alianza, Jaap de Hoop Scheffer, que dijo no poder “concebir” una reunión con Rusia -tal y como solicitó Moscú la pasada semana- mientras “fuerzas rusas están ocupando una parte importante de Georgia”.
De Hoop Scheffer insistió en que Rusia debe cumplir “todos los puntos” del acuerdo de paz y aseguró que, por el momento, “no hay noticias” de que lo esté haciendo.
Por su parte, el Gobierno estadounidense señaló que la OTAN no permitirá que Moscú trace una “nueva línea” en Europa, para separar a los países integrados en la estructura de seguridad noratlántica de los que están fuera.
Rice negó que su Gobierno esté buscando el aislamiento de Rusia y recalcó que este país se está aislando a sí mism
o “con su comportamiento”.
En respuesta, el embajador ruso ante la OTAN, Dmitri Rogózin, acusó a la Alianza de “seguir anclada en la Guerra Fría” y anunció que Moscú también tiene intención de revisar su cooperación con la organización.
Para Rogózin, el duro mensaje lanzado ayer contra su país es “palabrería, pues nadie quiere ni puede romper lazos con Rusia”.
En este sentido, aunque todos los ministros aliados estuvieron de acuerdo en endurecer el tono contra Moscú, ayer volvió a quedar patente que no hay unanimidad en torno a la línea dura propugnada por Washington.
Así, el titular de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, apuntó que la estabilidad en la región caucásica no puede conseguirse sin la participación de todas las partes en el conflicto, mientras que el británico David Miliband rechazó que el aislamiento de Rusia sea la respuesta adecuada.
Los aliados también enviaron un mensaje de apoyo a Georgia e insistieron en que la solución a esta crisis pasa por el “respeto absoluto a la independencia, soberanía e integridad territorial” de este país.
Ver comentarios