Enviar
Presidente de Nicaragua anunció acercamiento para abordar con Chinchilla la situación de los nicaragüenses en el país
Ortega anuente a estrechar relaciones
Primer decreto de la mandataria fue una moratoria por tiempo indefinido para proyectos mineros
Disturbios y protestas dejaron como saldo siete detenidos y tres heridos

Cuando fue anunciado su nombre, Daniel Ortega aún no había llegado al traspaso de poder; los presentes pensaron que de seguro al final había declinado la invitación.
Sin embargo, minutos antes de las 11 a.m., cuando ya Laura Chinchilla, presidenta de la República, había llegado a la tarima para ser juramentada el sábado, el mandatario de Nicaragua ingresó con su esposa Rosario Murillo.
Llegó con una camisa blanca, su singular chaqueta de cuero negro y sin corbata, lo que para muchos podría ser presagio de mejores relaciones entre Costa Rica y Nicaragua para los próximos cuatro años.
Tras la ceremonia, Ortega anunció que le plantearía a Chinchilla un “encuentro muy pronto” para abordar temas de interés de ambas naciones, sobre todo el de los inmigrantes nicaragüenses en el país.
La intención de buscar una reunión con Laura Chinchilla parece marcar el inicio de un nuevo proceso de diálogo con la nación vecina, pues durante el tiempo que Ortega compartió el poder con Oscar Arias, las reuniones entre ambos fueron esporádicas, y ocasionalmente tensas.
“Le deseo lo mejor a la presidenta Chinchilla, quiero que trabajemos juntos el tema de los nicas que tenemos aquí —en Costa Rica—; cuando ella estuvo en Managua hablamos del tema y siento que vamos a llevarnos muy bien”, dijo el nicaragüense, mientras se despedía de un tumulto de sus coterráneos radicados en el país tras la ceremonia.
Por su parte, Chinchilla aseguró querer estrechar aún más las relaciones con la región centroamericana, sobre todo para echar a andar un plan conjunto de seguridad y de lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico.
“Esta es una buena oportunidad para ambas naciones, la personalidad de Laura Chinchilla y su intención de tender más puentes con la región sedujo a Ortega, a pesar de que ideológicamente haya aspectos que no compartan, pero se prevén mejores relaciones entre ambos países”, comentó Elma Bejarano, politóloga y analista de la Universidad Autónoma de Centroamérica.


Carlos J. Mora y Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios