Enviar
Ortega criticado por lenguaje

Managua
EFE

Autoridades municipales y representantes de cuatro cooperativas localizadas en el centro de Nicaragua demandaron ayer al Gobierno sandinista de Daniel Ortega utilizar un “lenguaje de altura” para resolver sus diferencias con otros países.
Los gobiernos municipales de Matiguás y Río Blanco, provincia de Matagalpa, y miembros de cuatro cooperativas agrícolas que funcionan en esas localidades y en los municipios vecinos de Muy Muy y Paiwas, en un anuncio publicado en El Nuevo Diario de Managua, piden al Ejecutivo “utilizar los canales diplomáticos correspondientes” para zanjar los diferendos.
En el manifiesto público, divulgado hoy, las autoridades locales y los cooperativistas puntualizaron lo ocurrido con la embajadora de Suecia en Nicaragua, Eva Zetterberg, con quien se solidarizaron.
La semana pasada el vicecanciller nicaragüense, Manuel Coronel Kautz, acusó a la embajadora sueca de “entrometerse” en los asuntos internos del país y la llamó “diabla”, después de que la diplomática nórdica criticara la administración de Ortega.
La embajadora Zetterberg comentó que es una “restricción y una limitación grave a la democracia” nicaragüense el cierre de espacios políticos, al ser consultada sobre la cancelación de la personalidad jurídica de los opositores Partido Conservador (PC) y Movimiento Renovador Sandinista (MRS).
El tribunal electoral canceló en junio pasado la legalidad al PC, con más de 100 años de existencia, porque no inscribieron el número mínimo de candidatos para participar en los comicios municipales de noviembre próximo, como exige la ley.
También al MRS, integrado por disidentes sandinistas, por violar sus estatutos internos. Los dos colectivos rechazan esos argumentos.
La embajadora, que culmina esta semana su misión diplomática de cinco años en Nicaragua, dijo también que existen “tendencias muy autoritarias” de parte del Gobierno de Ortega y que Suecia cerrará, como parte de una política en Centroamérica, su sede diplomática en Managua, donde funcionará sólo una oficina.
Los firmantes del manifiesto, en el que citaron la frase del Premio Nobel de Literatura de 1990, el mexicano Octavio Paz, de que “Una nación empieza a corromperse, cuando se corrompe su gramática y su lenguaje”, afirman sentir “estupor” y “vergüenza” por el “ataque y lenguaje” usado por el vicecanciller nicaragüense contra la embajadora sueca.
Agregaron que, Suecia ha sido un firme benefactor de las instituciones públicas, sociedad civil nicaragüense y productores miembros de las cooperativas que firman el pronunciamiento.
Ese manifiesto es suscrito por los gobiernos municipales de Matiguás y Río Blanco, y las cooperativas Nicacentro, Agropecuaria San José, 24 de Junio, San Martín, y Cacaotera La Campesina, todas ubicadas en el centro del país y sin precisar su filiación política.
Ver comentarios