Oposición discutiría impuestos y contención del gasto al mismo tiempo
Partidos como Liberación Nacional no han decidido aún si están a favor de nuevos tributos, ya que se han planteado como meta primero la contención del gasto, dijo Maureen Clarke, jefa de fracción del PLN. Gerson Vargas/La República
Enviar

Con el objetivo de allanar el camino al debate fiscal, la oposición está anuente a discutir, al mismo tiempo, la agenda de nuevos impuestos que pretende el Gobierno, con los proyectos de contención del gasto que han establecido como prioridad.
La única condición de la agrupación, es que los tributos de IVA y renta se analicen por la vía ordinaria en la comisión de hacendarios, mientras que los planes para contener el gasto público a través de las pensiones con cargo al presupuesto, la revisión de los pluses salariales y ciertas reglas fiscales, se vean por la vía rápida en una comisión especial, con el objetivo de que se voten en una fecha definida.
De esta forma, Liberación Nacional, el PUSC, Alianza Demócrata Cristiana y otros partidos que conforman el bloque no oficialista, garantizarían que los nuevos tributos no se destinen a fomentar el gasto del Estado, ni a aumentar los salarios públicos por encima de la inflación.
“No veo ningún problema en que vayamos viendo los impuestos que pretende el Gobierno, siempre y cuando no se aprueben por la vía rápida, ni por la vía ordinaria. Sí podemos avanzar en el debate en hacendarios, mientras una comisión especial ve la contención del gasto”, dijo William Alvarado, subjefe de fracción del PUSC.
La propuesta que lanzan algunos de los integrantes de la alianza que controla el Congreso, podría ayudar a desentrabar el debate en el que han caído el Gobierno y los diputados de oposición sobre las finanzas públicas.
Los legisladores opositores necesitan el respaldo de la bancada oficialista del PAC, para lograr los 38 votos que se requieren en Cuesta de Moras y así aprobar la vía rápida para su agenda.
La idea surge tras un planteamiento que hizo Ottón Solís, diputado oficialista del PAC, en la sesión del jueves pasado, en la que propuso a la oposición aprobar una moción que pusiera plazos de votación a las dos agendas, con la salvedad de que los impuestos que reclama el mandatario se aprobarían después de la agenda de contención del gasto.
“Podemos aprobar primero la agenda de pensiones, salarios y otras cosas que quiere la oposición y luego los tributos, pero con plazo de votación definido, porque si no después aquí los enemigos de la democracia impiden que se aprueben los gravámenes”, dijo Solís.
En las últimas semanas el debate sobre las finanzas públicas ha crispado las relaciones entre el Gobierno, la Asamblea Legislativa y los sindicatos, ya que la alianza que dirige Cuesta de Moras, se puso como meta aprobar la ley de racionalización del gasto público, la cual contempla una revisión de pluses salariales como dedicación exclusiva, anualidades y disponibilidad, además de ciertas reglas fiscales para Zapote.
Esto hizo que el presidente Luis Guillermo Solís señalara que para cumplir con lo que proponían los diputados, se tendría que cesar a unos 55 mil empleados públicos, lo que hizo que gremios como Patria Justa y Bussco amenazaran con realizar una huelga indefinida.

201605152158420.rec.jpg



Ver comentarios