Oposición ante llegada de Castro al Minaet
Enviar
Nuevo Ministro de Ambiente incomoda al sector
Oposición ante llegada de Castro al Minaet

Suerte de exploración petrolera podría recaer en manos del Ministro

Dudosos por el episodio contra Nicaragua en su invasión a los humedales nacionales en Isla Calero, ambientalistas repudian la designación de René Castro como ministro de Ambiente.
Las controversias van desde posiciones asumidas por Castro en foros internacionales, hasta la aprobación del decreto que permite la exploración petrolera en el país, sin necesidad de un Estudio de Impacto Ambiental.

A la queja se suman investigadores del sector académico, por su insatisfacción al “negociar adecuadamente el mejor futuro de los humedales de Isla Calero”, en la frontera norte del país.
LA REPUBLICA intentó contactar a René Castro sobre este tema, pero se indicó que no se referirá a los cuestionamientos hasta su regreso de una gira de trabajo.
El principal argumento de quienes lamentan el nombramiento de Castro, es el papel que podría jugar este miembro del gabinete, en decidir si se aprueba a la empresa Mallon Oil Company, el permiso de explorar el territorio costarricense en busca de petróleo y gas natural.
“La Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) debe resolver pronto, un recurso de revisión de la petrolera Mallon Oil Co., contra la resolución que le instruye elaborar un Estudio de Impacto Ambiental exhaustivo, antes de aprobar los permisos”, explicó Freddy Pacheco, catedrático de la Escuela de Biología de la Universidad Nacional.
Lo que obvió doña Laura, es que si Setena rechaza juzgar el asunto, habría que elevarlo como apelación ante el Ministro de Ambiente para que este, en forma unipersonal, lo resuelva, agregó Pacheco.
En 1998, justo antes de dejar su puesto como ministro de Ambiente, Castro firmó el Decreto Nº26750-Minae, que derogó el Título X de la Ley de Hidrocarburos.
Este apartado exigía la realización de un Estudio de Impacto Ambiental completo y detallado, previo a visar la exploración o explotación de hidrocarburos.
“La gestión del señor Castro en la Cancillería fue mediocre; no solo realizó una mala gestión de las relaciones exteriores del país sino que provocó una seria crisis laboral, gracias a los nombramientos a dedo que realizó”, argumentó Gabriel Rivas, vocero de la Asociación de Comunidades Ecologistas La Ceiba.
Los miembros del sector ambientalista sumaron a la lista de deméritos de Castro, el aumento de concesiones de exploración y explotación minera en el país, durante sus participaciones como miembro del Gobierno.
“Recordamos también su papel en el tema del modelo energético, que dio pasos hacia su privatización”, adicionó Rivas.
Este nombramiento lo único que hace es premiar una gestión mediocre frente a la Cancillería y un triste historial en materia de ambiente del señor Castro, finalizó el quejoso.
Las organizaciones urgieron a la presidenta Chinchilla a desistir de la designación, y anticiparon que de no ser así expondría al ambiente, a efectos muy negativos.

Ernesto Villalobos
[email protected]

Ver comentarios