Enviar
Diputados cuestionan que embajador costarricense en China sea secretario de BCT, entidad que subcustodia la venta de bonos al país asiático
Oposición exige destitución de Antonio Burgués

• Presidencia y Cancillería guardan silencio tras ventilarse vínculo de entidad bancaria en la transacción bursátil
• Corporación BCT S.A. cobra a los custodios globales con los que mantiene relación entre $40 y $60 por cada $1 millón en títulos

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Los grupos opositores al gobierno del presidente Oscar Arias exigen que Antonio Burgués, embajador costarricense en la República Popular de China, sea separado de este cargo.
Ayer en el Congreso se desataron los cuestionamientos cuando Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda, dio a conocer que la Corporación BCT S.A., en cuya junta directiva figura Burgués como secretario, es el ente que subcustodia la venta de bonos de d
euda a China.
En el mercado bursátil, la figura del custodio es un mediador que resguarda los títulos de inversión.
Burgués esta nombrado como secretario en la entidad bancaria hasta el 10 de octubre de 2009.
Ayer ante consultas de este medio, ni la Presidencia ni la Cancillería quisieron referirse al caso.
“Nuevamente un funcionario de gobierno se ha beneficiado por actividades propias del cargo, cada vez que fondos ingresados del exterior son sacados del erario público y de la fiscalización de la Contraloría, no son utilizados para mejorar la eficiencia del Estado sino para favorecer a personajes cercanos al grupo gobernante”, aseguró Francisco Molina, jefe de fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC).
Burgués fue nombrado por el presidente Arias como embajador en China el 14 de julio de 2007, poco más de un mes después del inicio de las relaciones diplomáticas con el gigante asiático (1º de junio).
El empresario y ex ministro de Economía asumió su cargo en setiembre de 2007. La venta de bonos de deuda a China se empezó a negociar desde el inicio de las relaciones diplomáticas en junio de 2007 y se concretó en enero de este año, según ha dicho el Gobierno.
Si bien el ministro Zúñiga y el presidente Arias han reiterado que en la transacción no hubo intermediarios ni pago de comisiones, BCT aseguró que cobra a los custodios globales con los que mantiene relación entre $40 y $60 por cada $1 millón en títulos custodiados.
Mediante un comunicado de prensa, Leonel Baruch, presidente de BCT, aseguró que ni la entidad ni sus subsidiarias “tiene o ha tenido ninguna relación con el gobierno de la República Popular de China” y que el 14 de febrero de 2008, la entidad recibió del custodio global una instrucción para recibir para su resguardo, un título que ya había sido gravado por $150 millones emitido por el Ministerio de Hacienda.

“La mujer del César no solo tiene que ser fiel, tiene que aparentarlo, el Gobierno tiene que dar explicaciones a la brevedad, debió haberlo hecho hace mucho tiempo. Entretanto, el embajador debe mantenerse alejado de su cargo”, dijo Jorge Eduardo Sánchez, diputado de la Unidad Social Cristiana.
Por su parte, los libertarios cuestionan el secretismo que ha caracterizado a las relaciones diplomáticas con China desde sus inicios. “Estas relaciones han sido secretas y herméticas, el Gobierno debe rendir cuentas cuanto antes y el embajador debe ser removido de su cargo”, apuntó Carlos Gutiérrez, diputado de esta agrupación.
Por su parte, el oficialismo resguardó al embajador.
“El Gobierno no ha pagado a nadie, porque no ha habido intermediación, fue el Banco de Nueva York quien eligió al BCT como custodio, todo esto es politiquería del PAC”, dijo Oscar Núñez, jefe de fracción de Liberación Nacional.
Según las declaraciones de los titulares de Hacienda, el Banco de Nueva York es el custodio global elegido por el gobierno chino para la transacción bursátil y fue esta entidad la que eligió al BCT como el custodio local.
Ver comentarios