Oposición de Venezuela no participará en elecciones presidenciales
La Administración de Maduro se enfrenta a críticas generalizadas por su decisión de acelerar las elecciones presidenciales. Bloomberg/ La República
Enviar

Los principales partidos de la oposición en Venezuela dicen que no participarán en las elecciones presidenciales de este año, alegando que la votación ha sido amañada para garantizar la victoria del presidente Nicolás Maduro.

Primero Justicia, el mayor partido en la oposición del país, anunció el martes que no participará en las elecciones del 22 de abril. El grupo manifestó en un comunicado que no ayudará a una dictadura que sólo se preocupa de conservar el poder a costa del pueblo venezolano y su sufrimiento.

Varios miembros de la amplia coalición de partidos que integran la Mesa de la Unidad Democrática, conocida como MUD, aún están deliberando su participación en las elecciones de abril. Un alto miembro de Un Nuevo Tiempo anunció por Twitter que su organización no participará en las elecciones, mientras que el partido Voluntad Popular, liderado por el activista encarcelado Leopoldo López, dijo la semana pasada que no designaría ni respaldaría ningún candidato.

Maduro, de 55 años de edad, que se convirtió en presidente tras la muerte de Hugo Chávez en 2013, quiere lograr otro mandato de seis años para promover una supuesta revolución socialista que ha dado lugar a la peor crisis económica en la historia del país. Los líderes de la oposición dicen que no pueden vencer a una autoridad electoral repleta de leales a Maduro la cual ignora los abusos del Estado y prohíbe a sus principales candidatos estar en las papeletas electorales.

Durante meses, la oposición ha intentado negociar términos más favorables con el Gobierno a través de una serie de reuniones en la República Dominicana, parte de un esfuerzo internacional para remediar el estancamiento político del país. La MUD exigió que el Gobierno fije una fecha que brinde tiempo suficiente para designar nuevas autoridades electorales e invitar a observadores internacionales, pero a medida que las conversaciones fracasaban, los socialistas gobernantes hicieron exactamente lo contrario: adelantaron el día de las elecciones.

"No aceptamos una convocatoria donde la fecha fue impuesta, la observación internacional no está garantizada, los venezolanos en el exterior no podrán participar, y donde el chantaje y la amenaza al pueblo es la norma", dijo el congresista Julio Borges, jefe de Primero Justicia, en Twitter el jueves.

Mientras que los venezolanos culpan en gran medida a la gestión económica del Gobierno socialista por la inflación de cuatro dígitos y la escasez crónica de alimentos, los principales opositores de Maduro tienen prohibido ocupar un cargo público. López está bajo arresto domiciliario acusado de incitar a la violencia, mientras que el contralor general de Venezuela ha prohibido al que fue dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles, presentarse al cargo por acusaciones de "irregularidades administrativas" durante su mandato de gobernador.

La Administración de Maduro se enfrenta a críticas generalizadas por su decisión de acelerar las elecciones presidenciales, que tradicionalmente se celebran hacia fin de año. Unos comicios que excluyen a los actores políticos y no cumplen con los estándares internacionales carecerán de toda legitimidad y credibilidad, dijo el llamado Grupo de Lima en un comunicado la semana pasada.


Ver comentarios