Oportunidades para las costas
Enviar
Oportunidades para las costas


Tal y como lo informa hoy LA REPUBLICA, los desarrolladores de marinas han fijado su mirada en las costas nacionales y, a través del aprovechamiento de nuestros recursos naturales, procurarán generar oportunidades de negocios y progreso.
Proyectos que resultan alentadores para la mayor parte de las comunidades donde planean instalarse, considerando que son regiones deprimidas donde las riquezas naturales no necesariamente se reflejan en la situación económica y social de sus pobladores.

Las condiciones parecieran ser las propicias; un país que es prácticamente paso obligado para las embarcaciones que atraviesan el Canal de Panamá, ubicado en una región poco golpeada por los huracanes (al menos en el Caribe), además de ser un destino de prestigio internacional.
Actualmente solo la marina Los Sueños en Herradura está en operación, sin embargo hay otros tres proyectos en marcha que podrían estar funcionando en el transcurso de un año. Se trata de Papagayo, en bahía Manzanillo de Guanacaste; Pez Vela, en Quepos, y Bahía Escondida, en Golfito.
Adicionalmente otras 12 iniciativas gestionan los permisos ante la Comisión Interinstitucional de Marinas y Atracaderos Turísticos para poder venir a atender los yates en las costas nacionales.
Sus gestores apuntan a la generación de nuevos empleos como el principal beneficio para las zonas en que se establecen. La Marina Los Sueños, por ejemplo, asegura ser fuente de trabajo directo para 1.100 personas.
Sin embargo, este momento de dinamismo es propicio para considerar que el turismo debe necesariamente generar resultados positivos para todos. Las autoridades deben dar un seguimiento adecuado y oportuno para garantizarse que el desarrollo que prometen las marinas permee realmente a las comunidades.
Estamos a tiempo de buscar que el crecimiento de las zonas en que atracan las marinas vaya de la mano con el de estos complejos y que efectivamente se produzca un impacto en los habitantes de las costas nacionales.
De ser así, las marinas y sus huéspedes serán siempre bienvenidos, al igual que el desarrollo para un país que les ofrece oportunidades pero también demanda retribuciones justas a cambio.

Ver comentarios