Enviar
Viernes 7 Mayo, 2010

Oportunidad para cambiar la forma de legislar

Empieza un nuevo periodo legislativo en Costa Rica, y aunque se mira una Asamblea muy dividida, pues existen muchos partidos políticos representados, lo cierto es que el gobierno entrante contará por ahora con su fracción y con la de los diputados aliados quienes a mi entender tienen más intereses en común en estos momentos que con los demás partidos opositores con una tendencia casi todos ellos de centroizquierda, la prueba de esto fue el acuerdo que firmaron los libertarios con los liberacionistas y el resultado de la elección del nuevo directorio. Esperamos que como contrapeso esta oposición sea seria y constructiva.
Y decimos que esta Asamblea Legislativa tiene una gran oportunidad de cambiar la forma de legislar porque primero que todo llega libre de presiones y de temas “tan candentes” como lo fue en su oportunidad la discusión política y la aprobación final del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana el cual prácticamente monopolizó las actividades parlamentarias y paralizó durante mucho tiempo la legislatura que acaba de finalizar, tampoco existen grandes problemas sociales y la crisis económica tanto nacional como mundial empieza a mejorar.
Resulta también muy positivo que el partido en el poder haga acuerdos claros y transparentes con otras fracciones sobre sus proyectos y en los cuales van a coincidir porque de esta forma se podría facilitar su discusión y rápida aprobación.
Al escuchar a los diferentes representantes de las fracciones el 1º de mayo que acaba de pasar, da la impresión de poder llegar a tener un consenso para trabajar en proyectos de interés nacional y eso demostraría por fin una madurez parlamentaria. El nuevo presidente de la Asamblea Legislativa José Luis Villanueva afirmó: “Queremos que esta Asamblea sea conocida por su capacidad de diálogo, y sobre todo por ser una Asamblea de decisiones oportunas”. Esperamos que así sea.
A la par de esta disposición, los legisladores deberían estudiar y fomentar el cambio de los reglamentos para agilizar el Poder Legislativo tal y como lo hace nuestro vecino país Panamá, que nos ha dado lecciones de “agilidad parlamentaria”; recordemos el tiempo récord en que se acordó su TLC con Estados Unidos.

Carlos Vílchez Navamuel
Consultor de Bienes Raíces