Operación salvamento para la Caja
Enviar

Es hora de una Junta de Notables despolitizada, sin intereses espurios y dispuesta a ahondar en el origen y los mecanismos perversos de los problemas que golpean a la Caja

Operación salvamento para la Caja

Equipos obsoletos o inexistentes que llevan a pagar servicios privados, insuficientes camas, mala gestión en el suministro de medicamentos, escasez de personal médico y técnico, morosidad en el pago de las cuotas obrero patronales, y una infraestructura vieja y enferma, son parte de las dolencias señaladas en diversos artículos y editoriales de este medio, que evidencian una mala administración del sistema de salud de la Caja Costarricense de Seguro Social desde hace muchos años.
¿Por qué se ha permitido esto?
En los últimos días, el cuadro se completa con el hecho de que hayan tenido que ser cerradas las salas de cirugía del Hospital San Juan de Dios. Ni hablar del extraño caso de los documentos quemados en una oficina de ese centro anteayer, donde podría haber existido mano criminal.
Es una marcha atrás evidente a los ojos del mundo que conoce de la invaluable situación disfrutada por los costarricenses desde mediados del siglo pasado, al contar con un sistema de salud motivo de admiración por otras naciones donde enfermarse puede significar morir por falta de dinero para pagar atención privada.
Un sistema de salud que dio como resultado una población sana, generaciones con cada vez mayor expectativa de vida y en general mejores condiciones para la formación de una Costa Rica saludable, educada y productiva.
Esto, tan importante, es lo que ahora se ha deteriorado severamente sin que hagan nada por revertir la situación, hasta la fecha, ni los máximos jerarcas responsables ni el Ejecutivo.
Las cosas han llegado a tal punto que ahora la población espera con ansiedad el resultado de las investigaciones de la fiscalía en un incendio oscuro que aparentemente puede oler a otras cosas, no solo a quemado.
Está claro. Costa Rica debe hacer lo que sea necesario para volver a la Caja al buen, ejemplar y solidario desempeño que una vez tuvo y que exige su naturaleza.
Es hora de que se asuma la realidad y se considere el urgente nombramiento de una Junta de Notables o como quiera llamársele, totalmente despolitizada, libre de intereses espurios y dispuesta a ahondar en el origen y los mecanismos perversos de los problemas que golpean y entorpecen a la Caja con nefastas consecuencias para la salud de la población.
En la toma de decisiones de este tipo y en su resultado es donde identificaremos a los políticos capaces de sanear y sacar adelante a Costa Rica.

Ver comentarios