Enviar
ONU pide $187 millones para Birmania

Cifra de los desplazados por el ciclón se sitúa entre 1,2 millones y 1,9 millones de personas

Naciones Unidas
EFE

La ONU pidió el viernes a los donantes internacionales ayuda urgente por $187 millones para los cerca de 1,5 millones de damnificados por el ciclón Nargis en Birmania (Myanmar) en medio de tensiones con la Junta Militar que gobierna el país asiático.
“La magnitud de esta catástrofe es enorme y el número de personas que necesitan ayuda puede que aumenten a medida que tengamos un mejor conocimiento de la situación”, valoró el viernes John Holmes, el subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, al presentar el plan de acción con esa solicitud de fondos.
La Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de la ONU (OCHA) apeló a la comunidad internacional para que aporte cuanto antes esos recursos y financiar las operaciones humanitarias ya iniciadas en los últimos días para asistir a las víctimas del desastre.
Holmes señaló que la cifra de afectados por el ciclón se sitúa entre 1,2 millones y 1,9 millones de personas, mientras que la de fallecidos estaría entre 63 mil y 100 mil, o “posiblemente mucho más”.
Según los medios estatales birmanos, el paso del ciclón Nargis dejó unos 23 mil muertos y 42 mil desaparecidos.
“Repito que cuanto antes se permita la entrada de cooperantes y menos trámites y otros obstáculos afrontemos, más vidas se podrán salvar”, destacó.
Por ello, insistió en que la posibilidad de que se produzca un brote epidémico “aumenta de hora a hora”, lo que representaría “una segunda catástrofe”.
Holmes reconoció que estuvo a punto de anular la presentación pública de este plan de acción ante la polémica causada horas antes por la decisión birmana de incautar un cargamento del Programa Mundial de Alimentos (PMA), que llevó a suspender por un breve tiempo el envío de ayuda al país.
Minutos después, el embajador de Birmania ante la ONU, Kyaw Tint Swe, que estaba sentado junto a Holmes, reiteró que su país está dispuesto a aceptar “ayuda de cualquier parte” y citó la aprobación que otorgaron a un avión militar de Estados Unidos para que aterrice con ayuda.
“Estamos tratando de acelerar y mejorar nuestras acciones de socorro”, indicó, tras señalar que se han movilizado a 10 divisiones del Ejército, helicópteros y 10 naves militares.
Aseguró que los trámites burocráticos no pueden haber ralentizado la distribución de ayuda internacional porque se eliminaron, y aseguró que los cargamentos se envían en cuanto es posible a las zonas afectadas.
La declaración del representante birmano suavizó las críticas contra su Gobierno que tenían preparadas algunas delegaciones, pero no evitó que en numerosas intervenciones se instara directamente al régimen militar para que facilite la cooperación con el exterior.
“Esperamos que las declaraciones hechas por el embajador de Myanmar supongan un giro en la disposición de su Gobierno en aceptar ayuda de todas partes sin ninguna politización”, dijo el embajador del Reino Unido, John Sawers.
Su homólogo de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, también expresó su deseo de que la decisión de permitir la llegada de un avión C-130 de su país a Rangún suponga el inicio de un mayor esfuerzo bilateral para auxiliar a los damnificados.
El embajador estadounidense aseguró que la Marina de su país tiene en aguas cercanas a Birmania un navío con 23 helicópteros que se pueden emplear en la distribución de ayuda a las zonas incomunicadas del país.
Al igual que otros embajadores, Khalilzad instó a las autoridades birmanas a aceptar la entrada al país de los numerosos cooperantes internacionales y empleados de agencias de la ONU que permanecen varados por falta de visas.
El Ministerio de Exteriores birmano señaló el viernes en un comunicado divulgado en Rangún que se ha dado prioridad a la ayuda internacional pero prefiere que su reparto se realice mediante sus propios ciudadanos.
Holmes indicó posteriormente que proseguían las negociaciones con las autoridades para decidir cómo se distribuye la ayuda internacional.
Aseguró sentirse “menos frustrado” que cuando por la mañana el PMA suspendió temporalmente los vuelos a Rangún, pero reiteró que la cooperación del Gobierno birmano sigue siendo “vital”.
El subsecretario general de la ONU calculó que la comunidad internacional por el momento ha prometido contribuir unos $77 millones, a los que se suman los $20 millones que desembolsará el fondo de emergencias de Naciones Unidas.
Ver comentarios