Enviar
ONU endurece sanciones contra Irán

Reino Unido reiteró oferta a Teherán de negociar el desarrollo de energía nuclear civil con ayuda internacional

Naciones Unidas
EFE

El Consejo de Seguridad de la ONU castigó ayer a Irán, la tercera vez en menos de dos años, por su negativa a detener el programa de enriquecimiento de uranio, con lo que evidencia su desconfianza hacia las intenciones nucleares de Teherán.
La adopción de las sanciones, por 14 votos a favor, ninguno en contra y la abstención de Indonesia, estuvo precedida de meses de negociaciones que se alargaron hasta minutos previos a la votación, para intentar lograr de nuevo la unanimidad de que gozaron las dos rondas anteriores.
La resolución redactada por Reino Unido, Francia y Alemania da una nueva vuelta de tuerca a Teherán, al establecer prohibiciones para viajar a personas relacionadas con el programa nuclear iraní, así como impedir la transacción con ese país de productos con un doble uso militar y civil.
“Estamos muy contentos de haber logrado un amplio apoyo, lo que demuestra la profunda preocupación de la comunidad internacional con el programa iraní”, valoró a la salida de la reunión el embajador de Reino Unido ante la ONU, John Sawers.
El diplomático británico, flanqueado por su homólogo alemán, Thomas Mattuseck, y el embajador adjunto francés, Jean Pierre Lacroix, reiteró la oferta presentada hace dos años a Teherán para negociar el desarrollo de energía nuclear civil con ayuda internacional.
En ese sentido, expresó su disposición a que el alto representante de la política exterior de la Unión Europea (UE), Javier Solana, vuelva a mantener contactos con representantes del Gobierno iraní.
“El mensaje para Irán es que nos ayude a ayudarlo a salir de la esquina de aislamiento en que se ha colocado”, indicó Mattuseck.
Entre otras medidas, las nuevas sanciones autorizan la inspección de cargamento procedente o con destino a Irán, así como la vigilancia de dos importantes bancos iraníes (Melli y Saderat), sospechosos de ser conductos financieros para el programa nuclear. El texto de siete páginas “insta” a la comunidad internacional a evitar que la firma de acuerdos financieros y comerciales con Irán puedan contribuir “a actividades de proliferación” de armamento nuclear.
Además, congela los bienes de 12 compañías y 13 individuos vinculados con los programas nucleares y balísticos de Irán.
El embajador de Irán ante la ONU, Mohammad Khazee, en una intervención ante el Consejo previa a la votación, consideró que la resolución era una “acción ilegal” porque Teherán “ha cumplido con sus obligaciones” con el OIEA y contestado a todas sus “preguntas pendientes”.
“El programa nuclear de Irán ha sido, es y será pacífico y no supone ninguna amenaza para la seguridad internacional, por lo que no es un asunto para el Consejo de Seguridad”, apuntó.
Ver comentarios