Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



ACCIÓN


¡Olor a revancha!

Dinia Vargas [email protected] | Lunes 09 mayo, 2016

Randall Azofeifa volvería al once titular florense, y deberá cuidar a Diego Madrigal. www.imagenesencostarica.com/La República


Las finales entre Alajuelense y Herediano cuentan con un largo historial, y se caracterizan por ser emocionantes, luchadas y hasta infartantes.
Eso se espera de una nueva versión entre estos equipos, con una rivalidad en crecimiento en los últimos años.
El primer capítulo para decidir el nuevo campeón nacional inicia hoy en el Morera Soto, a las 8 p.m. A diferencia de otras finales, un día atípico.
Pero para iniciar, el olor a revancha se respira por los pasillos del estadio manudo. La posibilidad de borrar el recuerdo de las tres últimas finales perdidas está ahí (Verano 2014 y 2015, Invierno 2015, dos de ellas contra Saprissa, que ya saldaron, y una con Herediano).
Los rojinegros saben que golpear primero, como lo hicieron ante los morados, será fundamental. “El primer partido va a dictar mucho cómo se va a jugar el segundo, qué necesidad va a tener Alajuelense o Herediano y entonces puede marcar mucho el rumbo”, comentó Javier Delgado, técnico de la Liga.
El León llega en un buen momento, en crecimiento tanto futbolística como emocionalmente y entonces Herediano debe tenerle cuidado.
Pero también se mezcla con la presión, porque Alajuelense es el obligado a buscar sacar provecho a su casa.
“Vamos a tomar el riesgo de atacar, obviamente es lo que nos toca hacer en el primer partido y no podemos dejarle espacios al rival para que nos haga daño”, explicó Delgado.
Ahí apunta a Jorge Claros y su trabajo en la recuperación, junto con la ayuda de Pablo Gabas, Allen Guevara y los hombres de ataque a los que decida apostar el técnico.
Mientras tanto, Herediano conoce muy bien la historia, salir vivo del Morera será el primer paso para poder soñar con el título nacional.
Hace solo un año los de la Ciudad de las Flores lograron romper con el dominio que tenía Alajuelense sobre ellos en las finales, y quieren volver a repetir.
El equipo rojiamarillo necesita de concentración y esfuerzo, pero también de control defensivo, donde más ha dejado dudas.
Para Hernán Medford la balanza está completamente equilibrada sin un favorito. Las semifinales ya son pasado, aunque insiste en resaltar que Belén era el rival más peligroso.
“Diría que no hay pronósticos de favoritismo y está muy pareja”, mencionó el entrenador florense, quien prefirió guardarse su once inicial y menos habló de dar alguna sorpresa.
La moneda está en el aire. Pitará Walter Quesada.